Lo que estos terminales ofrecen a los adolescentes y preadolescentes puede resumirse en tres realidades:

diversión, relación e información

Y ninguna de estas tres cuestiones es mala. Es bueno que los menores se relacionen, es bueno que se diviertan y es bueno que tengan acceso a la información.

Pero también es cierto que el uso inadecuado de estos terminales puede aparejar consecuencias negativas importantes en función del menor y del uso que haga de los mismos.

Si piensa regalar a sus hijos terminales móviles, tablets o smartphones, tenga en cuenta el siguiente decálogo:

1. Instale previamente un antivirus. Es tan importante tenerlo en el móvil o la tablet como en el ordenador.

2. Active una contraseña en el terminal para controlar la descarga de aplicaciones o la realización de compras. Sólo usted debe conocer dicha contraseña.

3. Enséñeles a cuidar su privacidad poniendo con ellos otra contraseña para desbloquear la pantalla, de tal forma que nadie pueda acceder a los contenidos que ellos tienen en el aparato en caso de pérdida o robo.

4. Controle el tiempo de uso del móvil o tablet. Deben saber cuánto tiempo pueden utilizarlos y en qué horarios. Establezca una diferencia clara entre el uso semanal y de fin de semana.

5. Delimite espacios y momentos en los que no se permita su uso: durante las comidas y las cenas, en reuniones familiares… Y no permita su uso en habitaciones con la puerta cerrada, como cuartos de baño.

6. Si tienen un perfil en una red social, repase con ellos y con frecuencia tanto el nivel de privacidad como los amigos, contactos o seguidores que tengan.

7. Preste especial atención a las fotos que suben. Acostúmbreles a consultar antes de subir una foto en la que aparezcan ellos mismos y adviértales sobre la necesidad de respetar la privacidad de los demás no subiendo fotos sin autorización previa de sus padres (obligatorio para los menores de 14 años).

8. Lea con ellos las condiciones de uso y permisos que solicita cada aplicación que quieran descargarse, para que tomen conciencia de los datos e información personal a los que pueden acceder las distintas apps.

9. Explíqueles la importancia de no conectarse a redes wi-fi gratuitas y desconocidas sin haber verificado antes qué entidad es la responsable de dicha red.

10. Utilice sistemas de control parental que le permitan evitar el acceso a contenidos dañinos e inadecuados.

En definitiva, lea, indague y pregunte sobre el funcionamiento de las tecnologías que utilicen sus hijos.

Ellos necesitan que usted siga siendo una referencia a la que poder acudir en caso de duda o ante un problema concreto. Si ellos pueden estar al día, usted también puede.

Aquí puede leer el artículo completo de Guillermo Cánovas en el huffingtonpost.es

GUILLERMO CÁNOVAS es director del Centro de Seguridad en Internet para los menores en España, dependiente del Safer Internet Programme de la Comisión Europea, y presidente de la organización de protección del menor PROTEGELES. Profesor, escritor y experto en temática adolescente, autor de diversos libros y numerosos estudios. Premio UNICEF 2013 a la Protección de la Infancia, y condecorado con la Cruz de la Orden del Mérito.

Compartir en redes sociales....Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn