Los juguetes y los juegos son herramientas vitales para el desarrollo, físico, intelectual y afectivo

De ahí la importancia y la necesidad de los mismos

Favorecen la creatividad y fomentan la maduración del niño. Como decía Montaigne: Los juegos de los niños deberían considerarse como sus actos más serios. No obstante debemos ser cuidadosos para que el juego y los juguetes no supongan un riesgo para los pequeños. Es importante seguir atentamente los consejos de seguridad de los juguetes, así se podrá disfrutar de ellos al máximo sin exponerse a peligros innecesarios.Ilustración de Yamauchi Kazuaki

La Unión Europea cuenta ya con una directiva de seguridad para los juguetes, que obliga a los fabricantes a responsabilizarse de que el juguete que ponen en el mercado cumple los requisitos esenciales.

Sin embargo, como consumidores, debemos tener en cuenta los siguientes consejos de seguridad de los juguetes a la hora de escogerlos

 Comprar siempre en tiendas o proveedores en línea que sean de confianza

Ya que son especialmente cuidadosos con la elección de los juguetes que se venden, y normalmente aceptan devoluciones. Los comerciantes poco escrupulosos, suelen ignorar instrucciones de salud y seguridad, y puede que incluso comercialicen falsificaciones de juguetes.

 Se han de comprobar los juguetes detenidamente

Leer las advertencias e instrucciones, prestar atención a las indicaciones de edad y capacidad del niño, así como del peso máximo o mínimo, o la necesidad de utilizar bajo la supervisión de un adulto. Hay que tomarse en serio las recomendaciones sobre edad y seguridad que se indican en el juguete.Ilustración de Yamauchi Kazuaki

 Verificar que las advertencias están claramente visibles

Colocadas en el embalaje o directamente sobre el juguete, si este se vende sin embalaje. El hecho de colocar las advertencias en un expositor no es suficiente.

 No comprar nunca juguetes que no lleven claramente el marcado CE

Este marcado debe estar en el mismo juguete, y/o en su embalaje. Es un compromiso del fabricante del juguete, de que este cumple con todas las reglas de seguridad de la Unión Europea.

 Elegir siempre juguetes adecuados para la edad, capacidad y la destreza del niño

Los juguetes que no están destinados al grupo específico de edad del pequeño pueden provocarle lesiones. Hay que asegurarse de seguir las recomendaciones de edad. Prestar especial atención al símbolo “prohibido de 0 a 3”, o a la indicación “no es conveniente para niños menores de 36 meses”.Ilustración de Yamauchi Kazuaki

 No comprar juguetes que contengan piezas pequeñas o desmontables para niños menores de tres años

Ya que estos suelen meterse los juguetes en la boca, y podrían asfixiarse. Esto incluye piezas que se desprendan fácilmente, que se puedan desenroscar sin herramientas, u otros elementos de pequeño tamaño como canicas, imanes, pelotas pequeñas o monedas.

 Si el juguete tiene correas o cuerdas

Hay que comprobar que no sean suficientemente largas como para enrollarse alrededor del cuello del niño y provocar problemas por estrangulamiento.

 Si el juguete contiene piezas que se mueven

Hay que asegurarse de que el niño no se pilla los dedos con el mecanismo.Ilustración de Yamauchi Kazuaki

Después de seguir todas estas indicaciones antes de la compra,

es necesario continuar tomando precauciones una vez se tiene el juguete en casa

 Es conveniente conservar siempre las instrucciones y  la información que acompaña al juguete, y guardarla en un lugar seguro.

 Cerciorarse de que el niño no juega con embalajes de plástico que puedan suponer un riesgo de asfixia.

 Hay que supervisar a los niños mientras juegan y asegurarse de que usan los juguetes del modo previsto, que son adecuados para su edad y su capacidad.

 Algunos juguetes como motos, patines o bicicletas, deben utilizarse siempre con casco y equipos de protección.

 Es importante verificar el estado del juguete cada cierto tiempo, cerciorarse de que no está roto o deteriorado, hasta el punto que pueda suponer un riesgo para la salud y seguridad del niño: astillas, piezas sueltas, ojos sueltos en los muñecos, tapas de las pilas…

 Hay que deshacerse inmediatamente de los juguetes que estén rotos, o hacerlos reparar.

 Hay que enseñar a los niños a depositar los juguetes en lugar seguro para evitar accidentes. Evitando que se queden juguetes en escaleras o por el suelo, en los lugares de paso de la casa.Ilustración de Yamauchi Kazuaki

 Se deben guardar los juguetes de los niños menores de tres años y los de los niños que son mayores en lugares diferentes.

 Si hay alguna duda respecto a la seguridad de algún juguete, se puede preguntar al fabricante, al vendedor o consultar a las autoridades competentes.

 Guardar el tiquet o la factura por si hay que hacer una reclamación.

 La Unión Europea dispone además de una red de alerta rápida donde se puede encontrar información sobre productos peligrosos retirados del mercado.

 Por último, en línea con los hábitos de vida saludables, se puede aprovechar para regalar juegos que animen a realizar actividad física y contribuyan a que los niños no dediquen más de una hora seguida a actividades sedentarias.Consejos de seguridad de los juguetes

Fuente: Consumo responsable de Radio 5 (18/10/16) / Imagen de portada: Javier Pais / Ilustraciones de Yamauchi Kazuaki

Compartir en redes sociales....Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn