Es uno de los signos más claros de que algo no marcha bien, y en cuanto la notamos se disparan todas las alarmas

¿Qué es la fiebre? ¿Cómo hemos de actuar cuando afecta a los niños?

La fiebre es una respuesta del organismo desencadenada por un agente infeccioso, como virus, bacterias, hongos o parásitos. Aunque también puede surgir como consecuencia de algunos procesos de naturaleza inflamatoria. En cualquier caso si podemos decir que la fiebre es, en el fondo, un mecanismo de defensa.

La temperatura normal del cuerpo varía según la edad, la actividad y el momento del día

Por ejemplo, la temperatura corporal puede ser más alta por la noche, y se puede elevar a causa de la actividad física, de las emociones fuertes, por comer, por llevar ropas gruesas, por determinados medicamentos, e incluso por una temperatura y humedad altas en el ambiente. La temperatura corporal promedio es de 37º, y se considera normal una temperatura menor de 37,5º.

Los niños son especialmente sensibles a estas circunstancias

Un niño tiene fiebre cuando su temperatura está en 38º si la medimos en el recto, en 37,5º si la medimos en la boca, o en 37,2º cuando la medimos en la axila.

Pero también es importante conocer que el nivel de fiebre no es muy buen indicador de cuan enfermo está un  niño. Un simple resfriado, u otra infección viral, pueden producir una fiebre bastante alta, de 38,9º a 40º, pero no suele ser indicio de que el problema sea grave.

Por el contrario, las infecciones graves pueden no producirla, o incluso disminuir la temperatura corporal de modo anormal, sobre todo en niños más pequeños.Fiebre. Claves para no perder la calma

En torno a la fiebre circulan ideas erróneas

Hay quien piensa que, por sí misma, causa daños cerebrales, ceguera, sordera e incluso la muerte. Esto no es cierto: la fiebre es un síntoma, no es la enfermedad.

Por otro lado, algo que suele asustar bastante son las convulsiones, sobre todo en los niños. Un 4% de los niños tienen una predisposición a sufrir estos episodios. Lo que hay que saber es que el tratamiento de la fiebre no evita estas convulsiones. Es más, nunca se deberían dar medicamentos para bajar la fiebre, cuando lo que se busca es cortar la convulsión.

A los niños febriles sólo hay que tratarlos cuando la fiebre se acompaña de malestar general o dolor. El ibuprofeno y el paracetamol tienen la misma eficacia para tratar el dolor, y su dosificación debe realizarse en función del peso del niño y no de la edad. Además no es aconsejable alternar o combinar ambos medicamentos. No se debe dar Aspirina®

Fiebre. Claves para no perder la calma

Para bajar la fiebre de los niños, también está desaconsejado el uso de paños húmedos, friegas de alcohol, desnudarlos, ducharlos o bañarlos.

Tampoco es aconsejable el uso del paracetamol o el ibuprofeno tras la vacunación para prevenir las reacciones febriles o las reacciones locales en la zona de la inyección.

Otro aspecto importante a tener en cuenta es que, ni la cantidad de fiebre ni su descenso, después de administrar ibuprofeno o paracetamol, nos orientan realmente sobre la gravedad de la infección.

Tampoco se debe de abrigar ni desnudar demasiado al niño con fiebre. Lo que sí se debe hacer es tenerlo bien hidratado. Hay que darle líquidos frecuentemente, y procurar que estos tengan hidratos de carbono. Podemos darle zumos de frutas, batidos y papillas bastante líquidas.

Por último hay que vigilar los signos de empeoramiento clínico, y consultar con carácter urgente si el niño presenta:

 Manchitas en la piel, de color rojo oscuro o morado, que no desaparecen al estirar la piel de alrededor.
 Decaimiento, irritabilidad o llanto excesivo difícil de calmar.
 Rigidez de cuello.
 Convulsión o pérdida de conocimiento.
 Dificultad para respirar (marca las costillas y hunde el esternón, se oyen como silbidos cuando respira, respiración muy rápida, agitada, etc.).
 Vómitos y/o diarrea persistentes o muy abundantes que causen deshidratación (lengua seca, ausencia de saliva, ojos hundidos, etc.).
 Si no orina o la orina es escasa.

Siempre requiere consulta urgente la fiebre de un niño menor de tres mesesFiebre. Claves para no perder la calma

Fuente: A su salud de Radio 5 (20/03/14) / Imágenes: pixabay

Compartir en redes sociales....Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn