Los adolescentes tienen un lenguaje propio

Su lenguaje no verbal es en ocasiones difícil de descifrar para los adultos. Teresa Baró nos ayuda a entenderlos acercándonos a sus características.

Nos empieza hablando de la PUBERTAD

En esa primera etapa, en la que físicamente sufren tantos cambios, una de las características es que ellos mismos no se conocen su cuerpo. A veces incluso tropiezan, no saben qué hacer con los brazos, con las manos… el cuerpo ha cambiado y necesitan adaptarse.

Les caracteriza una cierta languidez

Arrastran los pies, caminan con el pecho hundido, la cabeza gacha, las manos en los bolsillos,…  parece que están cansados de todo. También lo manifiestan en la forma de hablar. A veces no se les entiende, no vocalizan, hablan bajo, además refunfuñando.

En general es como si todo les costase mucho

Eso es lo que parece. En cambio después hay cambios de humor que también nos dicen que pueden estar muy contentos y muy excitados en un momento determinado.

¿Es quizás una manera de expresar su rebeldía?

En parte sí. Ellos están buscando sus nuevos modelos. Durante la infancia sus modelos han sido sus padres, o sus abuelos, dentro del entorno familiar. Incluso han sido sus ídolos.

Pero cuando entran en la etapa de la adolescencia están buscando otros referentes. Están buscando sus señas de identidad, sus propios criterios. Necesitan rebelarse contra los modelos que han tenido hasta ahora. Buscan fuera, y en otros referentes, la forma de comportarse, de moverse e incluso de vestirse.

¿Cómo se comportan? ¿Saben diferenciar lo público de lo privado? ¿Lo formal de lo informal?

Si han recibido una educación correcta, saben diferenciar perfectamente el comportamiento en el ámbito público y el privado, en el ámbito familiar y fuera de la familia. También saben distinguir lo formal de lo informal. Lo que ocurre es que, como tienen esa necesidad de mostrar que son más mayores y que no han de someterse a las normas, adoptan esas conductas que a los mayores nos molestan.

Conductas no sociales, por decirlo de alguna forma

Como por ejemplo poner los pies encima de una mesa, ensuciar comiendo en un espacio público, poner los pies en el asiento del tren, en los bancos de la calle sentarse en el respaldo apoyando los pies en el asiento… Gestos que vemos en la calle y que pensamos que son de mala educación. En realidad es una forma de rebelarse contra las normas impuestas.El lenguaje no verbal de los adolescentes

¿Pueden adoptar determinadas actitudes queriendo imitar a sus ídolos?

En ocasiones están imitando a líderes dentro de la propia pandilla, es algo muy importante para sentirse aceptados. Pero también pueden estar imitando a otros modelos que ven en los medios de comunicación, en la publicidad por ejemplo. Imitan formas de comportarse que ven en personajes de su edad en los anuncios, en las películas o en las series televisivas. O también pueden fijarse en deportistas. El tema está en que tipos de ídolos tienen y que valores transmiten esos ídolos.

Muchas veces tienen una influencia positiva, pero desgraciadamente también son muy frecuentes los modelos que transmiten unos valores que no son los más recomendables.

Del lenguaje no verbal de los adolescentes ¿se podría decir que es universal?

Sí que lo es. Al menos dentro de la cultura occidental. Lo que ocurre es que hay diferencias respecto al adolescente. Hay factores que influyen, como el carácter y la educación recibida. Podríamos hablar de dos extremos de chicos.

El adolescente tímido

Que va buscando los rincones, que quiere pasar desapercibido, que nunca será el centro de atención. Baja la mirada, se sonroja rápidamente, se muerde las uñas, va con las manos en los bolsillos, se enrolla una bufanda en el cuello para no ser visto…

El que quiere ser protagonista

Quiere hacerse ver. Tiene una actitud incluso chulesca, vanidosa y prepotente. Puede mirar de forma despreciativa cuando se le comenta algo. Incluso puede llegar a comportamientos agresivos de insulto o de desprecio, y en ocasiones también llegar a la violencia. Esto ocurre especialmente cuando se mezclan estas actitudes con alcohol  o con drogas.

Centrándonos en la ropa ¿qué importancia tiene en su comunicación?

La ropa es clave para todas las personas, y para los adolescentes es fundamental. Su autoimagen, la imagen que tienen de ellos mismos, y que es la que les ha de proporcionar autoestima, se basa en gran medida en su aspecto físico. Si un adolescente no acepta el mismo su aspecto físico, y no se ve aceptado por los demás, baja en picado su autoestima. No valora otras habilidades que puede tener, como un talento para la música, habilidades en el deporte o buenos resultados en los estudios.

Es importante trabajar en ese tema desde casa. Animarles a sentirse bien en su cuerpo. Animarles a hacer deporte porque es clave para su bienestar.

En conclusión:

Hay que escuchar a los hijos, a los adolescentes, en casa y en la escuela. Ocurre que muchas veces no quieren, o no pueden, expresarse con palabras. Para eso tenemos el lenguaje corporal que, como emana del inconsciente, es mucho más sincero que lo que nos están diciendo.

Es importantísimo saber observarles y saber interpretar sus gestos, sus miradas y su tono de voz

Nos están dando mucha más información a veces que sus palabras. Hay que escuchar con los ojos, además de con las orejas. Que no se sientan excluidos y si se sientan atendidos.

El lenguaje no verbal de los adolescentes

 

Fuente: Teresa Baró.  Escritora, formadora y conferenciante internacional, y experta en comunicación personal y lenguaje no verbal. / Imagen de portada: pixabay / Imagen interior: flickr Javi Sánchez de la viña

Compartir en redes sociales....Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn