Premiar a los niños es más efectivo que el castigo

El castigo vale para impedir conductas, no para favorecerlas o fomentarlas. No queremos que los niños estén simplemente limitándose, sino que desarrollen todas sus capacidades, y para ello el premio es la herramienta de elección. No siempre ha ser un regalo. Los niños necesitan sentir que han hecho bien las cosas, el elogio es fantástico.

Compartir en redes sociales....Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn