“Siempre se habla de la cuesta de enero, porqué en esa cuesta se pagan los excesos de las fiestas navideñas y Reyes.

Se habla menos de la cuesta de septiembre, que para la mayoría de las familias con hijos en edad escolar más que una cuesta es una profunda sima, en la que se cae con los bolsillos exhaustos y la tarjeta de crédito al límite, si no agotada tras los gastos de las vacaciones.

En economías domésticas, ya de por sí precarias en los tiempos de hoy, los gastos escolares caen como una maldición bíblica que se repite año tras año. Libros, batas, carteras, calzado deportivo, material vario,… ¿cómo sobrevive económicamente una familia con hijos en edad escolar el inicio de un nuevo curso?”  José Martí Gómez

En el programa A vivir que son dos días reflexionan sobre este tema Javier del Pino, José Martí Gómez  y Mónica Melle Hernández, Doctora en Economía y miembro de Economistas frente a la Crisis.

Si una familia con un sueldo medio tiene dos o tres hijos,

quizás tiene que pagar además hipoteca, y encima  tiene que comer… llegar a fin de mes se convierte en una auténtica tortura. Se calcula que este año los padres desembolsarán entre 200 y 400 euros por niño en la vuelta al cole.

Las desigualdades están ahí

Los datos del paro reflejan un porcentaje que asusta de desempleados que no tienen ninguna protección, ningún subsidio. ¡A ver como esas familias van a poder hacer frente a estos gastos!

Y lo más preocupante

Los niños y los jóvenes son los que más están sufriendo esta crisis y los que más dificultades van a tener, porqué no se les están dando las mismas oportunidades. No van a tener las oportunidades de una formación, y no van a poder tener luego un empleo de calidad y un futuro digno.

La cuesta de septiembre es aún más complicada que la cuesta de enero para muchas familias

Es donde se produce la verdadera dificultad de hacer frente a estos gastos, que además son gastos muy importantes.cuesta de enero (2)

La formación y los jóvenes son el futuro

Es una inversión de cara al futuro, no hay que verlo tanto como un gasto. Se tira mucho de la tarjeta de crédito, pero es que los tipos de interés que se vienen cobrando son más de un 25%, teniendo en cuenta que el Euribor está ahora a un 0%. Es una mala solución.

Los bancos deberían pensar un poco en esas diferencias, de cómo está ahora el coste del dinero y de cómo cargan ellos a los ciudadanos más de un 25% de interés.

Se puede acabar como los americanos, pagando con una tarjeta de crédito las deudas de otra tarjeta de crédito

Ya hay familias aquí que están así. Cuando se habla de las cifras macro, evidentemente vamos mejorando, estamos en una incipiente recuperación. Pero a nivel micro, a nivel de las familias, lo que se ve en los datos es que las desigualdades han aumentado.

Ahora mismo tenemos unos niveles de pobreza en los que, a nivel general, hay un 29% de la población que está en riesgo de pobreza. En menores de 16 años ese riesgo de pobreza es mucho peor, está en un 35%.

Por tanto, cuantos más niños hay en una unidad familiar, más nivel de pobreza y las dificultades se multiplican

Lo que nos dicen los últimos datos de la encuesta de condiciones de vida es que, el 42% de los hogares mono parentales con hijos están en riesgo de pobreza. Frente a hogares formados por dos adultos, sin hijos, que tienen un riesgo de pobreza del 15%. Es terrible que los hijos se conviertan en un lastre económico. Esos niños que en este momento se sumen a la pobreza, es crear la pobreza de mañana, y de pasado mañana.

¿Esos niños van a salir de ese circuito, o van a permanecer ahí siempre?

Es muy importante que las administraciones públicas eviten ese círculo vicioso. A mayor nivel educativo hay menores indicadores de pobreza y menor desigualdad.

La formación es clave para salir de ese círculo

Hay que facilitar que ahora, en esta cuesta de septiembre, las familias no tengan esas dificultades que lleven al abandono escolar.

Las tasas de abandono escolar todavía existen en nuestro país

Estamos aún lejos de la media de la Europa de los 27. Frente a la unión europea, en que abandonan la enseñanza postobligatoria un 12% de jóvenes, en España, aunque hemos tenido avances, estamos en una tasa de un 21,5%.

El 21,5% de nuestros jóvenes, a fecha de hoy, abandonan la formación

Lo que hay que procurar por todos los medios es que esto se revierta. Hay alumnos que, en la universidad, no se pueden matricular en todas las materias por no poder hacer frente económicamente.

Entre esos niños y jóvenes hay gente inteligente, ¿Y las becas?

Últimamente han sufrido recortes. Da mucha tristeza que alumnos brillantes, por cuestiones de recursos económicos, se vean abocados a dejar su formación.

Es un problema social, pero también es un problema económico

Esas personas mejor formadas podrían tener empleos de mejor calidad, y podríamos tender a ese cambio de modelo productivo del que tanto hablamos.

Se habla mucho de cambiar el modelo productivo

Para llevar a cabo ese cambio, lo primero es tener a gente formada. Si los jóvenes tienen que dejar los estudios… porqué es que hay familias que no pueden llegar a fin de mes. Y si no pueden llegar a fin de mes, en meses normales, ahora en septiembre es muy complicado. Lo ideal sería ir apartando cada mes un poquito, cómo se ha hecho durante anteriores generaciones, para cuando llegan los gastos grandes.

¿Qué significa hoy la palabra AHORRO?

Hoy la palabra ahorro es inviable, IM-PO-SI-BLE. Con el nivel de salarios que tenemos, la precariedad en los nuevos contratos que se van generando…

El problema es que se nos sigue hablando de ahorro

Por ejemplo ahora de cara a las pensiones: “hay que ahorrar y generar un fondo privado de pensiones”. ¿Cómo vamos a poder tener esa capacidad de ahorro si muchas personas han de hacer números para ver cómo llegan a fin de mes? Si vemos a personas que están renunciando a alimentos en ese nivel ya de riesgo de pobreza, para poder acometer estos gastos y dar formación a sus hijos.

Hoy en día muy pocas familias pueden ahorrar

La clase media se ha empobrecido, y eso perjudica esas posibilidades de ahorro.

Algún consejo para que la CUESTA de SEPTIEMBRE sea más llevadera de cara al próximo año

Anticipar decisiones de gasto. Hacer en lo posible la previsión de esos gastos, aunque sea algo complicado. Intentar ir creando esa pequeña hucha. No dejarlo todo para el último momento, sobre todo si se tienen varios hijos, porque luego resulta inviable.

Y, por encima de todo, no sucumbir a créditos basura

Es un círculo que al final explota y que se está produciendo. Personas que ya tienen un crédito, y que para pagar ese crédito piden otro. Están en una angustia permanente y con unas deudas tremendas. Es difícil salir de ahí y al final, incluso, terminan perdiendo lo poco que puedan tener.

Esa no es la solución

Imagen de portada: Flickr Juan Carlos Pachón / Imagen interior: Flickr Manuel

Compartir en redes sociales....Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn