La sarna es una enfermedad infecciosa que produce irritación y picor en la piel. Es muy contagiosa, pero hace falta el contacto directo e intenso ―piel con piel― para que pase de una persona a otra. Es por eso que también se considera una enfermedad de transmisión sexual. En algunos casos la ropa puede actuar como transmisor del parásito. La escabiosis o sarna ―que años atrás se vinculaba de manera errónea con la suciedad― parecía erradicada, pero que ha vuelto a hacer acto de presencia. No es grave y se puede curar con medicación, el problema principal es saberla identificar. Es una enfermedad de la piel causada por el ácaro parásito Sarcoptes scabiei, llamado comúnmente arador de la sarna.

Ácaros en la piel. Ácaro de la sarna.

El ácaro que produce la sarna mide menos de medio milímetro. Su nombre científico es ácaro parásito Sarcoptes scabiei, y es un parásito que se alimenta de nuestra piel muerta.

La sarna se relaciona habitualmente con países o regiones del mundo con pobreza o muy malas condiciones de higiene, pero realmente es una enfermedad que en España los dermatólogos diagnostican en el día a día. No es muy frecuente pero sí que se dan casos.

Qué es un brote de sarna o escabiosis.

Se habla de brote cuando afecta a más de dos personas que están en contacto y están juntas. Si una persona va al médico individualmente y el dermatólogo diagnostica que tiene sarna y le da un tratamiento, al ser un caso individual el médico no está obligado a declararlo a la Agencia de Salud Pública.

En las consultas de dermatología siempre se han visto casos de sarna en personas, ocurre que últimamente se ven más. Ha habido un resurgimiento, más brotes y más personas afectadas a partir del 2010. La sarna se da en todo el mundo, es posible que ahora se den más casos porque viajamos más y probablemente se produce el contagio en otros países al dormir en lugares que estaban infectados. El principal problema de la sarna es saberla diagnosticar.

El ácaro de la sarna se introduce bajo la piel, va haciendo túneles y poniendo los huevos. No puede ir nunca hacia atrás por las patas que tiene, por lo que siempre va avanzando. Desde que una persona se infecta hasta que comienza a picar pasan días en los que va poniendo los huevos y empiezan a salir las crías ―pueden ser tres semanas o un mes―. Lo que vemos en la piel es como si fuesen granitos y las lesiones por rascarse, porque pica mucho. Y pica más por las noches, porque es cuando sale la hembra paseando y poniendo los huevos. Un ácaro hembra pone tres huevos diarios, y estos tardan unos veinte días en abrirse.

Cómo saber si tengo sarna.

La sarna se manifiesta con un picor muy intenso y generalizado que empeora por la noche o cuando recibe calor. También puede producir urticaria, erupciones e irritación de la piel. El picor empieza algunas semanas después de contraer la enfermedad y en adultos se concentra sobre todo en manos, pies, axilas, en el pecho o en los genitales. En la escabiosis o sarna en niños también puede verse afectada la cara.

Los síntomas de sarna a veces se confunden con otras irritaciones de la piel. Siempre que veamos alguna lesión que no se acabe de curar ―y que no es la típica picada ni una herida que nos hayamos hecho con algo― se ha de acudir al dermatólogo. Hay pacientes que cuando acuden a consulta llevan ya un año rascándose. Con el añadido de que durante ese tiempo han ido contagiando la enfermedad.

En principio la gente no piensa que pueda ser sarna. No lo piensan los pacientes ―que es normal que no lo piensen― pero es que en ocasiones los médicos tampoco lo saben ver porque es fácil de confundir.

A veces es difícil al principio diagnosticar esta enfermedad y los casos pueden pasar desapercibidos, se puede ver como una erupción de la piel y puede ser complicada de diagnosticar, además el periodo de incubación es largo y tardan en aparecer otros casos, cosa que puede retrasar la notificación ante un brote. Es muy importante notificar a Salud Pública desde que se detectan los primeros casos. Con ello no se evitarán los brotes de sarna, porque es algo que siempre está ahí, pero se podrán controlar y evitar su extensión.

En ocasiones el dermatólogo puede recetar una pomada creyendo que es una irritación cutánea o lo atribuye a que la persona está nerviosa y es por ansiedad y estrés, porque haya tenido algún problema… En caso de duda ―porque en dermatología todas las cosas son muy iguales pero todas son muy diferentes― se puede hacer fácilmente una biopsia. Tomando una pequeña muestra de piel se analiza y se ve.

¿Qué pasa si nos rascamos?

Lo que puede ocurrir al rascarse es que las lesiones de la piel se infecten, provocando inflamación, pus y más dolor que harían necesario el uso de antibióticos. Además se podría producir una infección secundaria en la piel llamada impétigo, de origen bacteriano.

Cómo se contagia la sarna humana. Cómo curar la sarna.

El tratamiento para la escabiosis o sarna humana no es complicado. Es una enfermedad leve, puede ser muy molesta para la persona que la padece por el picor intenso que causa pero no revierte ninguna gravedad.

Un aspecto importante a tener en cuenta es que la sarna la puede sufrir cualquier persona, no depende ni de la higiene ni de la edad. Este parásito es fácilmente transmisible por contacto directo ―por contacto de la piel con otro humano― o bien en un lugar en donde haya estado muchas horas una persona infectada ―a través de prendas, ropa, sábanas, toallas, etc. ―. Por eso se contagia a menudo en lugares en que conviven muchas personas y hay contacto entre ellas, como en escuelas, guarderías, residencias geriátricas, prisiones o en el entorno familiar.

Si una persona está afectada por la sarna es necesario que toda la familia se haga el tratamiento con permetrina, es el medicamento para la sarna, una aplicación de pomada y en 12 horas fuera parásitos.

Curar la escabiosis con el tratamiento es fácil mediante la aplicación de esa pomada para la sarna con permetrina en el cuerpo. La permetrina es una sustancia que nos puede resultar familiar porque también se utiliza para acabar con los piojos. De hecho, a estos ácaros que provocan la sarna también se les denomina piojos de la piel.

¿Cuándo una persona con sarna deja de producir contagio?

A las 24 horas de empezar el tratamiento las personas ya dejan de ser contagiosas.

Cómo desinfectar ropa y objetos.

Para completar el tratamiento de la sarna también se tendrá que lavar la ropa con ciclos calientes de la lavadora ―a 50 ó 60 grados― y plancharla, lavarla en seco o mantenerla en bolsas de plástico herméticas durante al menos tres días. Y si es un objeto que no se puede lavar, como por ejemplo un sofá, se ha de mantener aislado durante siete días para que el parásito desaparezca. El parásito puede sobrevivir de 24 a 36 horas fuera del cuerpo humano.

¿Puede la sarna cogerse a través de los animales?

Los animales no propagan la sarna humana, sino otro tipo de enfermedad provocada por un parásito diferente. Lo que el contacto con un animal infectado podría provocar es una reacción temporal en la piel de la persona que desaparecerá en un par de días.

Sarna en perros. Tratamiento.

La sarna en los perros es una enfermedad que afecta principalmente la piel y que está provocada por ácaros o parásitos externos microscópicos. Principalmente existen dos tipos de sarna de perro y su nombre se refiere al parásito que la provoca: Demodésica (por Demódex canis) y Sarcóptica (por Sarcoptes scabiei).

El diagnóstico de ambas sarnas se realiza a través de la historia clínica, del examen físico realizado en consulta y auxiliado por estudios de laboratorio que consisten en realizar un raspado de la piel profundo.

El tratamiento para la sarna en perros es prolongado, por varias semanas y en ocasiones hasta meses, pero es importante acabarlo ya que si se interrumpe la recaída puede ser peor aún que la sarna inicial.

El tratamiento dependerá del tipo de sarna y de la forma en que se manifieste, pero básicamente consiste en dar medicamento contra parásitos externos ―ya sea inyectado o por vía oral― así como la aplicación de un medicamento tópico contra  parásitos externos que es bastante tóxico, por lo que  debe aplicarse con mucha precaución y con la utilización de guantes de látex.

Imagen de portada: pxhere

Compartir en redes sociales....Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn