Hay una violencia filio-parental que va en aumento y que suele pasar desapercibida

Se estima que el 9% de los progenitores sufren violencia física y un 40% verbal y emocional y que aunque en una gran mayoría son ellos, los varones, los que agreden, las chicas suelen comenzar antes. Para debatir y estudiar que está pasando con este preocupante tema social hoy ha comenzado el Congreso Nacional sobre violencia filio-parental donde participa Jordi Royo, director clínico de Amalgama 7, una entidad catalana que se dedica a la atención terapéutica  de jóvenes y adolescentes y sus familias.

Es una violencia que muchas veces parece imperceptible

Porque no siempre implica la agresión física, sino que intervienen agresiones emocionales o psicológicas. “Es una patología camuflada como muchos años lo fue la violencia de género”, dice Jordi Royo. Por ello, muchos chicos y padres no son conscientes de esta violencia.

Mediante cuestionarios, padres e hijos se dan cuenta por las respuestas que son víctimas y agresores

Entonces, “los chicos tienen tendencia a minimizar”, explica el experto, “y los padres también”.

“Los padres minimizan como si no se produjese” porque esta violencia les produce muchos sentimientos: vergüenza, humillación, culpa por lo que pueda pasar, tensión en la pareja… “Un 10% de los agredidos denuncian”.

En el programa La Ventana de Cadena Ser

Compartir en redes sociales....Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn