Las caricias y muestras de afecto deberían prescribirse en todas las recetas

Así lo cree el doctor Jordi Montero Homs, jefe de neurofisiología del Hospital de Bellvitge de L’Hospitalet de Llobregat, en Barcelona. Y así lo ha defendido en su conferencia de despedida antes de jubilarse. Según ha explicado, los doctores tienen un contacto humano muy directo con gente que sufre. Defiende que esta arma gratuita, que son las caricias, tiene que estar presente.

No sólo en consultas externas, sino también en pacientes ingresados, en cuidados intensivos, con el paciente al que se va a operar…

Hay unos receptores específicos para las caricias

Se encuentran en la base de la piel que tiene pelo. En la palma de la mano, por ejemplo, las caricias no dan una sensación reconfortante. Todos estos receptores se excitan, preferentemente, por la caricia. Y cuando se excitan, llegan a áreas específicas del cerebro: a las zonas emocionales.

Son ya muy conocidos sus beneficios terapéuticos

Por ejemplo, en el contacto madre/hijo en el caso de bebés prematuros. El contacto físico también ayuda a paliar el dolor, y además puede ayudar a todo tipo de enfermos. Es muy probable que incluso las personas que están en coma las puedan notar.

No hay que separar al abuelo de las caricias de la familia

Por mucho alzhéimer que tenga. Porque él estas caricias las entiende. A lo mejor no sabe quien le está acariciando, pero sabe que es alguien de la familia. No sabe bien si es la hija, la hermana, la madre o la abuela, pero esa caricia a él le proporciona un bienestar. Por todo esto el doctor Montero defiende las caricias en el ámbito sanitario, y más allá. Tanto las caricias como el abrazo.

Brindo por ti

Un tema de Macaco  incluido en su álbum El Murmullo del Fuego. Un videoclip optimista que está plagado de ABRAZOS:

Fuente: Telenotícies migdia de TV3 (29/09/16) / Imagen de portada: amanda tipton

Compartir en redes sociales....Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn