En 1977 Tony Manero recorría las calles de Brooklyn

Con sus pantalones acampanados y una camisa de seda roja iba camino de la tienda de pinturas en la que trabajaba. John Travolta iba rumbo a la fama, gracias a ‘Fiebre del sábado noche‘.

La película que lanzó a la fama a Travolta cumple 40 años. Para celebrarlo, en esta edición de los Premios Grammy le rinden homenaje a la película dirigida por John Badham. Una cinta imprescindible en cualquier videoteca.

John Travolta en Fiebre del sábado noche (1977)

El legado de ‘Saturday Night Fever’

Fue la película que puso de moda la música disco. Su banda sonora se convirtió en el disco más vendido de la historia hasta ese momento, con 30 millones de copias vendidas. Puesto que le quitaría más adelante Michael Jackson con ‘Thriller‘. Como banda sonora fue la más vendida de la historia hasta que llegó ‘El Guardaespaldas‘.

Los Bee Gees habían sido muy famosos como grupo pop

Fue a finales de los 60. A mitad de los 70 empezaron a reconvertirse, a cantar en falsete. Pero ya habían tenido ‘You Should Be Dancing‘, que sale también en la banda sonora, o ‘Jive Talkin‘, que eran los inicios de la música disco.

Toda la banda sonora de la película son grandes éxitos

En un principio la película se iba a llamar ‘Saturday Night‘, pero como los Bee Gees grabaron una canción que era ‘Night Fever‘, al final le añadieron el fever. De ahí que se llame ‘Fiebre del sábado noche‘.

Una película con un duro retrato social

Racismo, machismo, drogas, una sexualidad complicada, y donde el baile es casi la única luz de esperanza para Tony Manero. Vive en un barrio en el que no tiene mucha más salida que hacerse cura, o hacerse pandillero. Se ve su fragilidad en casa, cómo es humillado por su familia, como él crea una personalidad en la pista.

John Travolta, Val Bisoglio, y Julie Bovasso en Fiebre del sábado noche (1977)

Tony Manero es un héroe con una masculinidad diferente. Es un joven de 19 años con una vida muy simple de la que solo escapa los sábados por la noche, cuando se olvida de su rutinario trabajo en una ferretería y de su frustrante y represiva familia, que cada día le recuerda lo insignificante y superficial que es, comparándolo constantemente con su hermano Frank, un sacerdote al que su madre adora como si fuera un verdadero santo.

Como curiosidad decir que la señora que aparece en las primeras escenas de la película, esperando por un tarro de pintura que le trae Tony Manero en la tienda, es nada menos que la madre en la vida real de John, Helen Travolta.

John Travolta y su madre, Helen Travolta, en Fiebre del sábado noche (1977)

Realmente es una película más social que musical

Nació del artículo “Tribal Rites of the New Saturday Night” que escribió Nik Cohn, periodista en el New York Magazine. En él hablaba de la revolución que se estaba produciendo en Brooklyn, de cómo los jóvenes de clase obrera iban a las discotecas los fines de semana como la única forma de realizarse. Venía a decir adiós al idealismo hippie, y bienvenida la época del hedonismo y la música enlatada. O sea que tiene un componente social importante.

Todo lo que estos jóvenes ganaban durante la semana, en trabajos mal pagados, se lo gastaban el fin de semana: se convertían en dioses, en los reyes en la pista de baile.

John Travolta en Fiebre del sábado noche (1977)

La historia de amor que refleja el film es atípica

La chica por la que Travolta se siente atraído no muestra ningún interés por él, y tiene unas aspiraciones con las que él ni sueña. De hecho la película describe dos mundos diferentes. El mundo de Manhattan parecía inalcanzable para quien vivía al otro lado del río Hudson, en Brooklyn.

Karen Lynn Gorney, que encarnó a la coprotagonista Stephanie Mangano, era nueve años mayor que John Travolta. Ella tenía 32 y él 23 años en la vida real cuando la película se rodó.

Karen Lynn Gorney en Fiebre del sábado noche (1977)

Mientras que Travolta salió disparado hacia la fama con ‘Fiebre del sábado noche’, Karen se equivocó. Dejó el cine para dedicarse a su carrera musical  y no tuvo éxito. Tardó unos quince años en volver a salir en alguna película como ‘Hombres de negro‘, pero no hizo carrera.

Los sábados noche están hechos para bailar

Lalo López es un músico que admira la filosofía de Tony Manero, hasta tal punto que hace años montó la ‘Fundación Tony Manero‘, un grupo que reivindica la Música Disco. Él es el guitarrista de este grupo musical.

John Travolta y Karen Lynn Gorney en Fiebre del sábado noche (1977)

¿Qué tiene Tony Manero que lo convirtió en un icono?

Según Lalo la Música Disco, y ‘Fiebre del sábado noche’ que es el icono máximo de la Música Disco, lo que tuvo es que nació paralelamente a lo que fue la cultura de clubes, el sitio en el cual se reúnen todos los seguidores de una música. Gente muchas veces humilde, porque la cultura de clubes empezó en los guetos, en Brooklyn, en El Bronx… Toda esa gente lo que hacía era reunirse los sábados. En general sus vidas eran bastante mediocres: trabajando en empleos que no les gustaban, intentando sobrevivir, no podían marcharse de casa… y los fines de semana se reunían con sus amigos y se expresaban a través de la música y del baile.

John Travolta and Karen Lynn Gorney en Fiebre del sábado noche (1977)

Es un fenómeno que hoy día se sigue manteniendo, llamemoslo cultura baile, cultura dance, lo que pasó con la música bakalao, con la Makina o con la música House. Sigue siendo algo igual de vigente

¡John Travolta en el papel está genial!

Era el actor ideal para interpretar a Tony Manero. Como baila, como se mueve, como mira… Borda el personaje, y además representa a toda una generación. ‘Fiebre del sábado noche’, más allá de ser una película de entretenimiento, tiene una vertiente dramática tremenda.

Socialmente es una película relevante, lo que ocurre es que después el fenómeno disco acabó comiéndose todo el mensaje que había detrás.

El actor lo estaba pasando muy mal durante el rodaje

Las grabaciones de la película tuvieron que suspenderse por un tiempo, al morir de cáncer Diana Hyland, la novia de Travolta, quien había hecho de su madre en una película anterior llamada The Boy in the Plastic Bubble (El muchacho de la burbuja – 1976), y que era dieciocho años mayor que él.

En ‘Fiebre del sábado noche’ hay una escena donde John, en su papel de Tony Manero, se encuentra dialogando con la actriz Karen Lynn, en su papel de Stephanie. Ambos están sentados en las bancas cercanas al Golden Gate. En un momento de la escena John Travolta se queda en silencio, mira a lo lejos y explota en un sereno llanto que a su vez es consolado por Karen en un abrazo. Es algo que no estaba en el guion. John se encontraba en esos días muy deprimido después de la pérdida del amor de su vida. El acto quedó para la posteridad.

El término “travolta” saltó al lenguaje común

Por “travolta” se conocía al bailón de discoteca. Al que bailaba muy bien en la discoteca se le decía: “eres un travolta”. Y muchos jóvenes de aquella época se vestían siguiendo esa estética.

‘Fiebre del sábado noche’ se convirtió en un fenómeno de masas a nivel mundial

Lo que suele ocurrir cuando algo se hace tan grande es que acaba desvirtuándose. Y lo que empezó siendo un fenómeno minoritario, en el cual se valoraba mucho la música… en cuanto todo el mundo se percató de que aquello era un boom, todos se pasaron a hacer disco.

Cualquier tema musical que se pudiera imaginar se encontraba en versión disco. A esto hubo una reacción por parte del rok americano, de los disc-jockey’s de música rok.

Acabó con la quema de 90.000 vinilos de música disco

Fue el 12 de julio de 1979, miles de álbumes de música disco ardieron en el centro del campo del estadio Comiskey Park de Chicago

Varios presentadores de programas de radio convocaron una quedada en el estadio de béisbol para quemar discos. Todo el que llevase un álbum de música disco pagaría únicamente 0,98 dólares por su entrada, aquel era el dial de la emisora que promovió el evento.

Disco Demolition Night

La convocatoria fue un éxito

El aforo habitual rondaba los 15.000 asistentes para un partido entre semana, en un estadio con una capacidad para 52.000 personas. Aquella noche fueron cerca de 90.000 personas las que intentaron acceder al estadio. Llegó un momento en que se dejaron de recoger discos para la quema y la gente comenzó a lanzarlos desde las gradas.

Al comenzar la quema miles de personas invadieron el terreno de juego comenzando sus propias fogatas. Los antidisturbios tuvieron que actuar y el caos se apoderó del estadio en una de las noches más negras del béisbol. Hubo seis heridos y cuarenta detenidos, y aquella noche sería conocida como Disco Demolition Night.

John Travolta en Fiebre del sábado noche (1977)

Fuente: Hoy por hoy en Cadena Ser (10/02/17)

Compartir en redes sociales....Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn