A lo largo de nuestras vidas todos tenemos que enfrentarnos al duelo por pérdida de seres queridos

Pero hay diferencias importantes entre la forma en que viven este proceso los adultos y cómo lo hacen los niños y adolescentesHABLEMOS DE DUELO. Manual práctico para abordar la muerte con niños y adolescentes

Para que estos últimos puedan afrontar mejor este tipo de situaciones, la Fundación Mario Losantos del Campo ha editado la guía HABLEMOS DE DUELO. Manual práctico para abordar la muerte con niños y adolescentes.

La guía incluye un apartado especial para tratar el duelo en personas con discapacidad intelectual, en estos casos la situación ante el duelo exige un trato especial. También se incluye un capítulo para abordar el duelo en el colegio.HABLEMOS DE DUELO. Manual práctico para abordar la muerte con niños y adolescentes

Su autora es la psicóloga Patricia Díaz Seoane

Explica que el proyecto surge de la necesidad que han ido encontrando a lo largo del trabajo de formación que realizan en colegios, y en la misma Fundación Mario Losantos del Campo, cuando se atiende a niños y adolescentes.

Se evidencia que hay un montón de preguntas que no están resueltas

Que hay un montón de dificultades a la hora de explicar la muerte a los niños, y que eso complica mucho luego la comprensión o llevar el duelo.HABLEMOS DE DUELO. Manual práctico para abordar la muerte con niños y adolescentes

Fue a raíz de esto que decidieron hacer este manual, y dar respuesta a todas esas cuestiones prácticas que a lo largo de cuatro años les han ido preguntando padres y profesores.

Patricia Díaz Seoane es experta en psicoterapia infanto-juvenil, y especialista en atención temprana. Durante los últimos cuatro años se ha centrado en la atención del duelo infantil en la Fundación Mario Losantos del Campo.

Uno de los objetivos de este manual es que sirva de material de apoyo a los colegios

Explica Patricia que mucha de la demanda que tienen viene de profesores que se encuentran niños en duelo en el aula

Los fallecimientos están ahí… bien puede fallecer una persona en el colegio, y la afectación es colectiva. O puede fallecer la mamá de un niño, el papá de un niño, el hermano de un alumno…HABLEMOS DE DUELO. Manual práctico para abordar la muerte con niños y adolescentes

Los profesores se encuentran con ese niño en duelo y sin saber qué hacer

No saben si tienen que tratarlo, no saben qué hacer el día del padre o el día de la madre, no saben si integrarle en las actividades normales, si dejarle salir de clase…

A todo eso en esta guía se dan pistas sobre cómo afrontarlo

También se dan algunos recursos y materiales como películas, cuentos, y actividades que ellos pueden realizar con los niños en el aula, sin necesidad de que se haya producido la muerte, sino para introducirla y que esto no nos suene de nuevo y sea luego un impacto para todos el tener que explicar.HABLEMOS DE DUELO. Manual práctico para abordar la muerte con niños y adolescentes

Se trata de un material de apoyo muy interesante

Para que los adultos sepan manejar las situaciones de duelo de los más pequeños. Una tarea nada fácil por todo el hermetismo con que todavía se suele abordar el tema de la muerte en nuestra sociedad.

Explica la autora que el tabú de la muerte está bajando un poco

Dice que desde la fundación cada vez dan más formación, y cada vez la gente habla más a sus hijos de este tema.

Porque además los niños tienen esa inquietud

Hay un momento en el que te dicen: “Papá, ¡yo no quiero que te mueras!”, o “Mamá ¡yo no me quiero morir!”. Y son conscientes de la muerte pero no les hemos hablado de ella.HABLEMOS DE DUELO. Manual práctico para abordar la muerte con niños y adolescentes

En la medida en que los padres empiezan a dar respuesta y empiezan a dirigirlos bien hacia lo que sería un duelo o una conceptualización buena de la muerte, también se previenen problemas futuros cuando se produce el fallecimiento. Facilita que el niño no se quede estancado, que no pierda habilidades o que no esté excesivamente triste.

Los pequeños pasan de una manera más sana por el duelo. Antes o después van a perder familiares

La guía es de muy fácil adquisición

El manual se distribuye de manera gratuita en PDF. Otro modo de solicitarlo es que un colegio, o una asociación de padres y madres, se pongan en contacto con la asociación (www.fundacionmlc.org). Ellos dan charlas gratuitas para explicar todo esto y responder a las preguntas, además en esas charlas suelen llevar guías suficientes para que cada uno tenga una.HABLEMOS DE DUELO. Manual práctico para abordar la muerte con niños y adolescentes

PARA RECORDAR:

Cuestiones prácticas habituales que se suelen plantear en el duelo infantil

■ ¿Es conveniente llevar a los niños al tanatorio?

A partir de los seis años pueden asistir, siempre que nos aseguremos de que entienden los aspectos fundamentales de la muerte, estén acompañados de un adulto que pueda responder a sus dudas, sepan previamente lo que van a ver y podamos evitar que presencien situaciones de gran intensidad emocional.HABLEMOS DE DUELO. Manual práctico para abordar la muerte con niños y adolescentes

■ ¿Puede mi hijo traumatizarse al ver a un muerto?

Los niños no son fáciles de traumatizar, pero sí pueden impresionarse si no les hemos avisado antes de lo que van a ver. Si un ser querido padece una enfermedad terminal es conveniente que sean testigos del deterioro físico. Si el fallecido sufrió una muerte traumática, podemos explicárselo, no es necesario que lo vean. Ver al fallecido ayuda al niño a dar sentido a la realidad de la muerte.

■ ¿Qué pasa si no se celebra ninguna despedida?

Siempre es conveniente hacer una despedida. A veces no es posible por el tipo de muerte, la imprevisión de la misma o las circunstancias. En ese caso no pasa nada, podemos recurrir a homenajes privados y despedidas simbólicas.HABLEMOS DE DUELO. Manual práctico para abordar la muerte con niños y adolescentes

■ ¿Debo explicarle a mi hijo un suicidio o es preferible ocultárselo?

Lo más importante en estas situaciones es la honestidad. Es preferible que se entere por personas cercanas a rumores o terceras personas. Abordarlo les protege del aislamiento de momentos importantes. Debemos aclararles las causas de la muerte y las responsabilidades.

■ ¿Cómo le explico que no conoció a… porque murió antes que él naciera?

Le explicaremos que el ser querido falleció antes de que él naciera, que formó parte de la familia y es un recuerdo importante. Compartiremos nuestros recuerdos con él, se lo explicaremos gradualmente y responderemos a sus preguntas. Si se va a realizar algún homenaje, le invitaremos.HABLEMOS DE DUELO. Manual práctico para abordar la muerte con niños y adolescentes

■ ¿Cómo le explico una incineración?

No equipararemos “incinerar” con “quemar”. Le explicaremos que se incinera el cuerpo que ha dejado de funcionar. La urna que contiene las cenizas se deposita en un lugar especial como homenaje. Si hay creencias religiosas aclararemos que el alma no se incinera.

■ ¿Cómo puedo explicarle a mi hijo las creencias religiosas?

Debemos asegurarnos previamente que tiene claro el concepto de muerte, para no generarle confusión o temor. Adaptaremos las explicaciones a su edad y tendremos en cuenta su pensamiento literal a la hora de usar conceptos abstractos.HABLEMOS DE DUELO. Manual práctico para abordar la muerte con niños y adolescentes

■ Mi hijo dice que ve a su abuela fallecida, ¿debo preocuparme?

No debe preocuparnos, son sensaciones normales al inicio del duelo, se pasan con el tiempo. No conviene alarmarse ni sorprenderse, ya que si no, el niño suele repetirlo.HABLEMOS DE DUELO. Manual práctico para abordar la muerte con niños y adolescentes

■ El abuelo tiene una enfermedad terminal, ¿llevo a mi hijo al hospital a verle o esperamos a que tenga lugar el fallecimiento para contárselo?

Es preferible que sea testigo del deterioro gradual a que lo vea en el último momento y contemple un cambio físico drástico. Responderemos de manera clara y sincera a sus preguntas.

■ ¿Cuándo debo llevar a un niño a terapia?

Cuando veamos que, debido al duelo, se ha visto interrumpida o dañada seriamente algún área de su vida, ya sea en el ámbito social, académico, personal o familiar.

■ Quiero hacer un homenaje, ¿qué cosas puedo utilizar como ideas?

Algunas de las más habituales son: cartas, canciones, dibujos o poesías en memoria del fallecido; un álbum o caja de recuerdos; escribir un diario; visitar sus lugares especiales; una suelta de globos o plantar un árbol en su memoria.HABLEMOS DE DUELO. Manual práctico para abordar la muerte con niños y adolescentes

Fuente: A su salud de Radio 5 (19/12/16) y Fundación Mario Losantos del Campo / Ilustraciones de Malagón para esta guía

Compartir en redes sociales....Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn