Inmediatamente y sin pensar en las consecuencias. No hay espacio para la espera. Esto define la conducta de un niño impulsivo

El exceso de impulsividad de algunos niños está relacionado con la alteración en la conectividad cerebral, según un estudio de investigadores de la Universidad de Murcia. Experimentos con resonancia magnética han permitido ver la activación de estos circuitos, como explica Luis Fuentes, director del estudio realizado con el propósito de ver las diferencias que hay en el cerebro de un niño impulsivo.

Niño impulsivo. De la película DANIEL EL TRAVIESO (Dennis the Menace, 1993)

De la película DANIEL EL TRAVIESO (Dennis the Menace, 1993)

Hay una serie de circuitos cerebrales que normalmente se activan cuando hacemos tareas cognitivas

Por ejemplo cuando hacemos una tarea motora se activa un circuito cerebral que tiene que ver con la programación, la ejecución del movimiento… Cuando hacemos tareas atencionales se activan los circuitos de control atencional, de control ejecutivo. Por tanto hay una serie de circuitos cerebrales que están bien definidos, que se activan cuando los niños o los adultos hacemos un determinado tipo de tareas cognitivas.

Luego está lo que se llama la red por defecto

Que es aquel circuito que se activa cuando no hacemos nada, cuando estamos en reposo.

¿En qué consiste este estudio?

La observación con un grupo de escolares y las técnicas con neuroimagen han permitido delimitar la relación de mayor impulsividad a mayor alteración de la conectividad. Los niños que son más impulsivos tienen menos activación entre las áreas que deberían activarse más en reposo, y tienen más activados los circuitos que deberían estar más inhibidos porque el niño no está haciendo ninguna tarea cognitiva en ese momento.

Se da un patrón diferente de conexión entre áreas

Este marcador permite anticipar riesgos de conductas antisociales que no tienen porqué hacerse reales. Los niños tienen esa predisposición.

Es como un factor de riesgo. Pero no tiene porqué mostrarse, ni tiene que presentar alteraciones serias de conducta si no hay circunstancias muy adversas en las que podría manifestarse.

Explica Luis Fuentes qué el era un niño impulsivo

“Si le preguntan a mis padres yo era un niño impulsivo, si le preguntan a mi esposa dirá que tengo una personalidad impulsiva. Soy catedrático de universidad y no he tenido ningún problema. Lo que hace el proceso de socialización, la cultura y la educación, es, precisamente, controlar esa impulsividad”.

Niño impulsivo. De la película ESTE CHICO ES UN DEMONIO (Problem Child, 1990)

De la película ESTE CHICO ES UN DEMONIO (Problem Child, 1990)

Los estudios sobre adultos confirman la importancia de anticipar el conocimiento de estos marcadores biológicos en la infancia

Si no hay un buen control, un buen proceso de socialización, una adecuada educación… son niños en riesgo.

Son niños que en el futuro podrían ser los que manifiestan una conducta violenta, agresiva, antisocial. Son los casos extremos. En el caso de los adultos, lo que muestran los estudios son aquellos adultos que realmente tienen problemas, adultos que son violentos. Sí que es llamativo que son las mismas áreas, patrones similares de conectividad. Por eso es por lo que decimos que esto podría ser un marcador.

El conocimiento de estos marcadores permitirá anticipar y solucionar riesgos de futuros problemas de conducta antisocial

Fuente: InquietaMENTE de Radio 5 (16/09/14)

Compartir en redes sociales....Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn