Para miles de familias es uno de los acontecimientos sociales de cada año

Organizarla se convierte en toda una aventura

Para celebrar la primera comunión del niño o la niña, lejos de centrarse únicamente en el acto religioso, que es en realidad de lo que se trata, en muchas ocasiones SE TIRA LA CASA POR LA VENTANA, y no se repara en gastos en un día tan especial.

¿Cuánto nos puede costar celebrar una primera comunión?

¿Podemos prescindir de elementos que nos rebajen la factura? ¿Qué hay detrás de todo ello? ¿Celebración, o simples apariencias? Lo han analizado en A punto con La 2.

Sin duda es uno de los días más especiales en la etapa infantil de muchos niños

Un traje especial, una comida especial… Un día especial que comienza con un acto religioso, que pronto pasa a un segundo plano para convertirse en un acto social por el que muchas familias tiran la casa por la ventana.Cuánto cuesta celebrar la primera comunión

Vayamos por partes:

Que ese día los niños y niñas sean los más guapos del mundo, tiene un coste

Aunque hay una gran variedad de precios, decir que los trajes de los chicos son mucho más baratos que los de las niñas. Hay que añadir complementos como calzado, calcetines, medallas, pendientes…  Modelos, telas o firmas son los que marcan la etiqueta. El abanico presupuestario es muy amplio.

En el tema de los niños nos podemos encontrar trajes entre 300/400 euros, como más caro, y entre 100/130 euros como más barato. En el caso de las niñas la diferencia es más abultada: desde 1.500/1.700 como más caro y en cambio, a la hora de bajar el precio, nos podemos encontrar vestidos por  90/100 euros.

Pero el mayor desembolso llega cuando hay que pagar la factura del banquete

Hay quienes eligen la opción más barata, celebrándolo en casa. Los padres que deciden invitar en un restaurante pueden llegar a gastarse una elevada cantidad de dinero, dependiendo del sitio y menú elegido.  La media de comensales es de unos 65, y el precio del menú puede variar de 80 a 20 euros por persona.

Cuánto cuesta celebrar la primera comunión

¿Y cómo no inmortalizar el momento?

Los reportajes fotográficos engrosan el presupuesto, aunque hay opciones para ahorrarse unos euros. Hay iglesias que dan la opción de este servicio, y una forma de reducir este gasto es compartir el mismo fotógrafo con otras familias que también celebren la comunión ese día. También nos queda la opción de que haga el reportaje algún familiar aficionado a la fotografía.

Visto lo visto, ¿qué podemos hacer para pasar un gran día a un precio razonable?

 Es conveniente planificar con tiempo, y hacer un presupuesto previo teniendo en cuenta los futuros gastos que puedan ir surgiendo.
 No contratar los servicios de microcréditos rápidos, para evitar pagar más de lo que realmente se necesita.
 Intentar comparar los establecimientos y los servicios.

Fotos, trajes, complementos, banquete… ¿acto religioso o reunión social?

Raimon Margalef, de la Unión de Consumidores de Cataluña, analiza este acto que se repite año tras año. Confirma que, en estas celebraciones, mucha gente gasta bastante más de lo que puede, cosa que  les lleva a endeudarse tremendamente.

El coste puede llegar a ser de unos 8.000 euros

Esto lleva a algunas familias a pedir microcréditos para poder sufragar este gasto extraordinario. Hace diez o quince años las celebraciones de la primera comunión eran actos más religiosos e íntimos, en los que se invitaba sobre todo a los familiares más directos. Ahora las comuniones se han convertido en un acto social al que se invita a amigos, familiares secundarios (cómo pueden ser primos), y se acostumbra a celebrar en restaurantes.

Antes se tendía más a reunirse en las casas particulares, después de la celebración, y se celebraba más íntimamente. La tendencia actual de ir a restaurante  es lo que más puede encarecer el coste de las comuniones. Si nos reunimos un promedio de 50/60 personas, y si contamos que el precio medio del menú oscile entre 50/80 euros, se están yendo de 2.500 a 3.500 euros solo en el banquete.

¿Y los invitados?

También lo pueden pasar mal a la hora de pensar en qué regalar. ¿Qué regalas? No puedes evitar las comparaciones. Lo más sencillo, y lo que va mejor, es regalar dinero. Dinero que dé para sufragar el costoso banquete.

Aparte de los gastos directos ya comentados, se han de sumar otra serie de gastos indirectos que genera la celebración

El traje de los padres, de los hermanos, peluquería, si queremos arreglar la casa para hacer el reportaje… son gastos que también se han de tener en cuenta a la hora de hacer el presupuesto.

Raimon insiste mucho, pero mucho,  en el tema de no pedir microcréditos, ya que acabaremos pagando muchísimo más de lo que nos conceden, a veces hasta un 50% más de lo que se ha solicitado. Es preferible hacer una celebración adaptada a nuestras posibilidades.

   

 

Imágenes: Flickr Sergio Espin

Compartir en redes sociales....Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn