Hace justo un siglo nació uno de los mejores cuentistas de todos los tiempos: Roald DahlRoald Dahl

El señor Hoppy vivía en un apartamentico en lo alto de un elevado edificio de cemento. Vivía solo. Siempre había sido un hombre solitario, y ahora que estaba jubilado se encontraba más solo que nunca.

En la vida del señor Hoppy había dos amores. Uno eran las flores que cultivaba en su balcón. Crecían en macetas, cajas y cestos, y el balconcito se convertía en verano en un derroche de colores.

El segundo amor del señor Hoppy era un secreto que solo él sabía.

¿Cuál será?

Para saberlo habrá que leer Agu Trot, uno de los libros que escribió el gran cuentista galés.

Roald Dahl nació el 13 de septiembre de 1916

Hoy hubiera cumplido cien años. Murió el 23 de noviembre de 1990, pero nos quedan todas sus maravillosas historias en forma de libro y también de película.

Fue novelista y autor de cuentos para niños y mayores

Algunas de sus historias más famosas son Matilda, Charlie y la fábrica de chocolate, James y el melocotón gigante, Las brujas o El gran gigante bonachón.

¿Por qué es un escritor tan importante?

Amaba a los niños. Y los niños se dan cuenta cuando leen sus obras. Es un autor que atrapa desde la primera página y es adictivo. Los niños, cuando le descubren, no quieren dejar de leerle y terminan devorando la obra completa. Además es un representante de la literatura infantil y juvenil actual, contemporáneo, pasado y futuro. Está dentro ya de la élite o del universo de los clásicos.

¿Qué es lo más remarcable de Roald Dahl?

Siempre estaba del lado de los niños, de los desprotegidos y de las personas con problemas. Criticaba mucho la sociedad, los defectos de los adultos, la educación estricta… Los niños descubren con esto que es un autor de bolsillo para ellos.

Muchos de sus protagonistas son niños

En algunos casos también animales. Esos niños protagonistas, o son huérfanos o tienen unos papás un poco malvados (tipo Matilda).

Solía reflejar en su obra la vida que le tocó vivir

Fue una persona con una vida atormentada. Tuvo sus momentos felices y sus momentos de éxito, pero si que es verdad que le siguió la desgracia. Desde muy chiquitito, cuando quedó huérfano de su padre, su mamá le llevó a escuelas internado en las que le tocó vivir sólo. Y la educación británica en los colegios donde él estudió era muy estricta. Por cualquier motivo los castigos eran severos, incluso con palizas.

Esa sociedad tan estricta que el vivió, y también el hecho de haber sido huérfano y pasar tantas desgracias, es algo que refleja en sus obras. Con niños protagonistas que son huérfanos o padres que parece que no están ahí. Aunque tengan papás, como en el caso de Matilda, son padres ausentes.

Roald Dahl se casó con la actriz estadounidense Patricia Neal en 1953. Tuvieron 5 hijos.

Roald Dahl se casó con la actriz estadounidense Patricia Neal en 1953. Tuvieron 5 hijos.

Aparte de reflejar momentos difíciles, también refleja momentos bonitos en su obra

Por ejemplo, la pasión por los dulces que tenía en la vida real también aparece en sus cuentos. Los dulces, el chocolate, están presentes en su obra porque el estaba obsesionado desde chiquitín. Siempre aparecen en su relato.

Roald Dahl tenía sus manías al escribir

Tenía unas rutinas muy estrictas, y escribía en soledad. De hecho se hizo construir una cabaña al final del jardín de la casa en la que vivía con su familia, para poder estar solo y escribir solo. No dejaba entrar a nadie. Ocasionalmente entró alguna vez Quentin Blake, ilustrador de la mayoría de sus libros. Pero no podía entrar nadie más.

En esa cabaña donde se encerraba tenía ciertas manías

Como un sillón amarillo enorme, con unos brazos en los que apoyaba una tabla. Escribía sobre esa tabla siempre, con papel amarillo y lápiz amarillo.

Muchas de sus obras han sido llevadas al cine

MATILDA, en 1996

Matilda es una niña muy curiosa e inteligente, todo lo contrario que sus padres, que no suelen hacerle caso y no se preocupan por sus ganas de aprender. Tampoco lo hace la directora de su colegio, la señorita Trunchbull, a la que no le gustan nada los niños. Un día Matilda descubre que tiene poderes, puede mover objetos con la mente. Con la ayuda de su dulce profesora, la señorita Honey, Matilda llega a la conclusión de que puede usar sus poderes para hacer el bien y ayudar a la gente.

Roald Dahl. Matilda.

Matilda

En 2005 llegó CHARLIE Y LA FÁBRICA DE CHOCOLATE

De la mano del director de cine Tim Burton. Charlie se convierte en ganador de un concurso para visitar la gigantesca fábrica de chocolate de Willy Wonka y su equipo de Oompa-Loompas, los mejores empleados del señor Wonka, a los que les gusta mucho cantar y bailar. Otros cuatro niños, de diferentes partes del mundo, que también han conseguido un billete dorado, lo acompañan a través de un mundo fantástico y mágico.

Roald Dahl. Charlie y la fábrica de chocolate.

Charlie y la fábrica de chocolate

Y este verano se ha estrenado MI AMIGO EL GIGANTE

Sophie es una niña huérfana que, al asomarse a la ventana, ve como una mano muy grande recoge un cubo de basura que había volcado sin querer. Lo que Sophie había visto era la mano de un gigante. Pero de un gigante bueno, su trabajo era cazar sueños. Juntos se van al país de los gigantes, un lugar muy lejano en el que Sophie descubre como vive su nuevo amigo. Muy distinto a los otros gigantes, que no eran buenos con él ni con nadie.

Él le explica a Sophie que los demás salen cada noche a comerse a unos cuantos humanos. Pero a la niña se le ocurre una idea para impedir una invasión de malvados gigantes.

Roald Dahl. Mi amigo el gigante

Mi amigo el gigante

Las tres historias tienen algo en común

Tanto Matilda, como Charlie o Sophie, son niños. Los tres viven aventuras en las que aparecen personas que no les dan muy buena espina, pero siempre hay un adulto bueno para hacer frente a los villanos. Para Matilda era la señorita Honey, para Charlie era el propio Willy Wonka, y para Sophie su buen amigo el gigante.

Roald Dhal en 1982

Roald Dhal en 1982

Fuente: Rosa del Real (profesora del colegio Santo Ángel British School de Madrid) y Cristina Hermoso de Mendoza en La estación azul de los niños de Radio 5 (10/09/16) / Imagen de portada: Ilustración de Quentin Blake para la historia de Matilda.

Compartir en redes sociales....Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn