“Ser diferente puede ser una maldición”,

explica Carmen Sanz, superdotada y autora del libro La maldición de la inteligencia.