Para los niños, los adultos somos su mayor ejemplo. Nuestra actitud hacia los demás  es lo que ellos van a imitar

Los delitos de odio tienen lugar cuando una persona ataca a otra

Conductas de odio y discriminación contra nuestros semejantes, motivadas exclusivamente por su pertenencia a un determinado grupo social, según su edad, sexo, identidad de género, religión, raza, etnia, nivel socio-económico, nacionalidad, ideología o afiliación política, discapacidad u orientación sexual.

Pautas para prevenir conductas de odio y discriminación

Hacer un repaso de los mitos que circulan en torno a determinados colectivos puede ayudar. Que levante la mano quien no haya oído en alguna ocasión alguno de los siguientes tópicos.

 

EN GENERAL

Se dice: la discriminación sólo es una actitud de enemistad y antipatía; son cosas de niños y es mejor no meterse. En realidad: a veces cuesta distinguir entre comentarios de broma y situaciones de odio y discriminación. Cuando un niño o joven se siente agredido, los adultos han de intervenir; no pueden mantener una postura “neutral”.

Se dice: los insultos y comentarios despectivos no son importantes, forman parte del juego de relaciones que tienen. En realidad: todos los comportamientos que vulneran el derecho de igualdad de los niños y jóvenes no son aceptables y es necesario que velemos para que no se den. Además, tolerándolos se contribuye a mantener estereotipos y prejuicios presentes en nuestra sociedad.

Se dice: todas las personas de un grupo tienen características comunes (los chinos son trabajadores, las personas con discapacidad son dependientes, a los niños les gusta jugar a pelota,…). En realidad: los estereotipos acostumbran a no ser ciertos, ya que son generalizaciones con las cuales otorgamos características individuales a todo un colectivo; se ha  de insistir a niños y jóvenes que hemos de ver a las personas todas diferentes entre sí.

 

XENOFOBIA

Se dice: no se adaptan a nuestras costumbres y nos quieren imponer su cultura. En realidad: todos los grupos humanos son diversos. No se trata sólo de que los inmigrantes acepten nuestras costumbres, sino de que todo el mundo valore la diferencia, al mismo tiempo que se garantice la convivencia.

Se dice: los inmigrantes no pagan impuestos. En realidad: el sistema de recaudación de impuestos afecta a todos los trabajadores, sea cual sea su país de origen.

Se dice: van mucho al hospital y colapsan las urgencias. En realidad: la población inmigrante va al hospital la mitad que la población autóctona y acostumbran a acceder a la sanidad a través del médico de familia.

 

HOMOFOBIA

Se dice: la homosexualidad es el resultado de una mala educación o de familias desestructuradas. En realidad: tanto gais como lesbianas crecen en cualquier tipo de familia. Además, la orientación sexual es innata y forma parte de la naturaleza de cada uno.

Se dice: la homosexualidad aparece en la edad adulta. En realidad: las personas van formando su orientación sexual desde la infancia.

Se dice: todos los gais son amanerados y todas las lesbianas son marimachos. En realidad: cualquier persona, sea cual sea su orientación sexual, puede tener comportamientos más masculinos o más femeninos que otros.

Prevenir conductas de odio y discriminación

 

TRANSFOBIA

Se dice: todos nacemos hombres o mujeres y este hecho no se puede cambiar porque es natural. En realidad: el sexo, masculino o femenino, que se asigna a una persona al nacer de acuerdo con sus genitales, puede no corresponder con lo que esa persona sienta y con lo que se identifique.

Se dice: las personas transexuales trabajan en el mundo del espectáculo. En realidad: la transexualidad no influye en la opción de escoger actividad laboral. Podemos encontrar personas transexuales en cualquier profesión: escritores, políticos, médicos, etc.

Se dice: la transexualidad es una elección que se hace por capricho. En realidad: las personas transgénero sufren mucho malestar porque no se identifican con el sexo que se les asignó al nacer, con todo lo que esto comporta en términos de estigmatización, incomprensión de la sociedad, problemas legales, etc.

 

SEXISMO

Se dice: los hombres no han de llorar ni mostrar sus sentimientos en público. En realidad: los sentimientos de hombres y mujeres y sus manifestaciones son los mismos; lo que ocurre es que el modelo de masculinidad tradicional se asocia a características como agresividad, insensibilidad, poder, dominancia,…

Se dice: a los niños les gusta jugar a pelota y a las niñas con muñecas. En realidad: la reproducción de conceptos sexistas a través de los juguetes impide el libre desarrollo de los niños y las niñas.

Se dice: las mujeres tienen miedo o no tienen interés por ocupar puestos de responsabilidad. En realidad: las mujeres encuentran dificultades para acceder a puestos de responsabilidad en el trabajo no por miedo o desinterés, sino por razones de discriminación indirecta (por ejemplo, dificultando la conciliación de la vida familiar y laboral).

 

DISCRIMINACIÓN POR DISCAPACIDAD

Se dice: en el colegio, los niños y niñas con discapacidad acaparan todos los recursos. En realidad: en los centros educativos se distribuyen los recursos velando por desarrollar todo el potencial de cada alumno.

Se dice: las personas con discapacidad no pueden trabajar. En realidad: las personas con discapacidad pueden trabajar desarrollando labores adecuadas a sus potencialidades.

Se dice: en el colegio, los niños y niñas con discapacidad dificultan el aprendizaje del resto de alumnos del grupo. En realidad: la educación inclusiva trabaja para sumar las capacidades de todos y entiende la diversidad como una riqueza.

Prevenir conductas de odio y discriminación

Fuente:  Familia i escola, Generalitat de Catalunya  / Imagen de portada:  sacha  Flickr belen Becker / Imagen entrada: Flickr Iglesia en Valladolid

Compartir en redes sociales....Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn