Es uno de los accidentes infantiles más graves, ya que puede producir la muerte o secuelas importantes.

Existen varias medidas para minimizar los riesgos de ahogamiento, pero la más importante es la vigilancia del niño pequeño por parte de un adulto y conocer técnicas de primeros auxilios para poder actuar con rapidez en caso necesario.

El Dr. Jordi Pou, pediatra del Hospital Sant Joan de Déu, explica las principales medidas que debemos tomar para evitar los ahogamientos en niños pequeños y en adolescentes, y nos recuerda que no hay que subestimar los riesgos ya que no es necesaria demasiada agua para que el niño se pueda ahogar.

Nos dice que un niño pequeño no necesita demasiado líquido para ahogarse. A veces es suficiente con el contenido de un cubo, un barreño, o de una bañera,…

Fuente: Faros 
Imagen de portada: pixabay

Compartir en redes sociales....Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn