El concepto habilidades blandas está importado de Estados Unidos

Define la capacidad de los trabajadores para comunicarse con sus compañeros, trabajar en equipo y adaptarse a los cambios

Los estudiantes universitarios también buscan prepararse en esas habilidades blandas. En España el paro juvenil ronda el 50%. Muchos de estos jóvenes son universitarios muy formados en disciplinas de ciencias, humanidades o técnicas. Conocen su especialidad y salen bien formados de las aulas, pero…

Parece que necesitan algo más

Ahora el mercado de trabajo apuesta, no sólo por los candidatos con muchos títulos y máster, que los tenemos, sino por personas que sepan comunicar, que se adapten a las nuevas circunstancias o que sean flexibles. Que tengan capacidad de innovar y adaptarse a los cambios y sobre todo candidatos con experiencia en el extranjero.ilustración de Julio Antonio Blasco

Las habilidades blandas incluyen competencias como:

habilidades de autonomía, auto liderazgo, coherencia, integridad, capacidad de atención y de escucha, autorregulación, humildad, aprendizaje continuo, empatía, capacidad de síntesis y de argumentación, gestión del tiempo, interés, curiosidad, autenticidad, responsabilidad personal y social, capacidad de reflexión, proactividad, creatividad, pasión, motivación intrínseca, respeto a las opiniones, tolerancia a la presión, confianza… Competencias para la vida. O inteligencia emocional o social, podemos llamarlo de muchas maneras.

Pero el panorama está claro:

Un título no basta para obtener un empleo

Hay que conocer estas destrezas, que todavía no se estudian en la mayoría de las universidades españolas. En este sentido parece que los estudios universitarios en este país van un tanto desfasados. Los alumnos no se preparan para lo que se les reclamará en el mundo laboral.profesiones_julio-antonio-blasco-lc3b3pez3

Mientras tanto…

En el mundo anglosajón hace décadas que los estudiantes practican disciplinas como la oratoria, el trabajo por proyectos o el debate en las aulas. Y además cuentan con lo que se denomina “Gap Year“, en español año sabático, que les permite realizar voluntariado, conocer otras culturas y a otras personas.

En definitiva, desarrollar habilidades sociales

Hay que decir que en España el año sabático para estudiantes no es algo habitual. Pero si lo es la experiencia Erasmus, que aporta algo parecido.

Dicen los empleadores que buscan jóvenes bien preparados

Pero también que hayan salido de España, porque saben comunicar mejor y relacionarse. Así que el erasmus, siempre cuenta. Claro está que no todas las economías familiares se pueden permitir subvencionar un erasmus o un año sabático para un hijo.

En Estados Unidos y Reino Unido las cosas se han solucionado de otra manera

Con una red de fundaciones que ofrecen programas de voluntariado para personas de todas las edades y nacionalidades de diferentes países del mundo. Hay que pagar esa experiencia, eso sí, pero el currículum gana puntos. Y es que, en los últimos cinco años, se ha visto un cambio en los procesos de selección de las grandes compañías. Sobre todo de las compañías españolas.

Ya no se tiene tanta relevancia hacia el título, ahora importa más el empatizar y tener experiencias más allá de las aulasprofesiones_julio-antonio-blasco-lc3b3pez1

Fuente: Por la educación de Radio 5 (25/07/16) / Imagen de portada: pixabay / Las ilustraciones de profesiones son de Julio Antonio Blasco

Compartir en redes sociales....Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn