¿Cómo es tu hijo?

Sin lugar a dudas sabes que responder. Podrás decir si su temperamento es introvertido o si tiene más tendencia a la extraversiónTodos conocemos a nuestros hijos, sabemos cómo se comportan en casa, y también en otros ambientes.

Pero no siempre se trata de ser una cosa u otra

la mayoría de las personas poseen tendencias introvertidas y extravertidas. Lo que está claro es que la tarea de los padres es MÁS FÁCIL cuando estos entienden su propio temperamento y el de sus hijos.

El siguiente TEST te será muy útil

Para saber en qué punto del espectro introversión-extraversión encaja tu hijo (o tú mismo). Responde “Verdadero” o “Falso” a las siguientes afirmaciones (“Verdadero” si en general suele ser verdad y “Falso” si no suele serlo).

Al final has de sumar las veces en que la respuesta ha sido “Verdadero”

1. A mi hijo le va bien estar solo en su cuarto, o en su lugar favorito.
2. Si le interesa un libro o un proyecto, se interesa profundamente.
3. Cuando habla, o cuando trabaja en algo, no le gusta que lo interrumpan. Pocas veces interrumpe a otras personas.
4. Antes de unirse a un juego prefiere observar un rato.
5. En los lugares repletos de gente, o si comparte espacio con otros durante mucho rato, se vuelve irritable. Sobre todo si está cansado.
6. Cuando escucha lo hace con atención, y manteniendo el contacto visual. Pero cuando habla tiende a mirar a todas partes.
7. Mantiene un semblante y una postura inexpresivas, sobre todo si está cansado o delante de un grupo grande de niños.
8. A veces tarda en reaccionar, duda o actúa de forma discreta.
9. Antes de responder a una pregunta necesita tiempo, y puede que tenga que ensayarla antes de contestar.
10. Escucha más de lo que habla, a menos que el tema le interese. En ese caso es capaz de hablar hasta debajo del agua, siempre que esté en un entorno adecuado.
11. No presume de sus conocimientos ni de sus progresos, puede entender más de lo que parece.
12. Cuando su agenda está repleta de actividades, en lugar de servirle de estímulo, se paraliza.
13. A veces le cuesta encontrar la palabra adecuada, y suele hablar en voz baja, con bastantes pausas.
14. Está muy conectado con sus puntos de vista, ideas, pensamientos, sentimientos y reacciones.
15. Ser el centro de atención no le gusta.
16. Puede ser impredecible: parlanchín en casa o en otros entornos cómodos y callado en otros; un día con muchas energías y, al siguiente, agotado.
17. Sus compañeros de clase lo pueden definir como tranquilo, relajado, retraído, reservado o distante.
18. Es muy observador y, en ocasiones, capta detalles que otros (incluso los adultos) no ven.
19. Le gusta la coherencia y rinde más cuando le dan tiempo suficiente para pasar de una actividad a otra.
20. Cuando le ponen fechas tope se angustia.
21. Si hay demasiada actividad a su alrededor, o si está viendo la tele o un vídeo, puede “desconectar”.
22. Tiene uno o dos amigos íntimos, pero puede conocer a muchos más.
23. Le atrae la expresión creativa y el juego tranquilo e imaginativo.
24. Después de una actividad de grupo o una fiesta se siente agotado, aunque haya disfrutado de éstas.

Ahora SUMA TODAS LAS AFIRMACIONES en que has respondido “Verdadero”

Si están entre:

17-24: Tu hijo es INTROVERTIDO

Es tremendamente importante que comprendas como mantener su energía. Deberá conservarla e invertirla sabiamente en el mundo exterior, y es muy probable que necesite de tu ayuda para aprender a hacerlo. También es sumamente importante que le demuestres que entiendes y aceptas su temperamento.

9-16: Tu hijo está ENTRE LOS DOS TEMPERAMENTOS

Piensa que es como el hecho de ser ambidiestro, es tan introvertido como extravertido. En ocasiones puede que se sienta dividido entre el deseo de estar solo y el de salir con más gente. Te tocará descubrir cuándo lo vigorizan las actividades al exterior y cuándo necesita tranquilidad y estar a solas para recargar baterías. Tendrás que ayudarle a elaborar la agenda que más le convenga.

1-9: Tu hijo es extravertido

Lo que le da vigor es la gente y la actividad. Intenta mantenerlo ocupado, pero también le puedes enseñar a valorar los momentos de tranquilidad y reflexión.

 

Si aún después de hacer el test no sabes muy bien si el niño (o adulto) en el que piensas es introvertido o extravertido, le puedes preguntar lo siguiente:

la mayoría de las veces ¿necesita reducir la estimulación buscando un tiempo a solas (o con una persona especial), o reflexionar en silencio para sentirse renovado? Si es así, tiende más a la introversión. No se trata de que a los introvertidos no les guste estar con gente, es que necesitan pasar tiempo a solas.

De igual manera, si una persona tiende a encerrarse en sí misma cuando está estresada, es probable que sea introvertida. Si por lo general tu hijo suele ser movido y le gusta hacer actividades al aire libre con o sin gente, es probable que sea más extrovertido.Introvertido Extravertido

Fuente: Libro: Cómo ayudar a tu hijo a relacionarse con el mundo de Marti Olsen Laney

Compartir en redes sociales....Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn