Nuestro mundo emocional nos permite múltiples experiencias, entre ellas la nostalgia

Un viaje añorado hacia nuestro pasado

A finales del siglo XVII, un estudiante de medicina llamado Johannes Hofer notó una extraña enfermedad que afectaba a los mercenarios suizos en el extranjero. Entre sus síntomas había fatiga, insomnio, latidos irregulares del corazón, indigestión, y la fiebre era tan fuerte que los soldados a menudo tenían que ser dados de baja. Como descubrió Hofer, la causa no era una alteración física, sino un anhelo intenso por su tierra de montaña. Acuñó el término nostalgia, del griego “nostos” (regreso a casa), y “algos” (dolor o anhelo).

Al principio, se consideraba una aflicción particularmente suiza

Algunos médicos sostenían que el sonido constante de los cencerros en los Alpes generaba un trauma en los tambores del oído y el cerebro. Los comandantes prohibieron a sus soldados cantar canciones suizas tradicionales por temor a que eso los llevara a la deserción o el suicidio.

¿Por qué sentimos nostalgia?

Conforme la migración aumentó en el mundo, se observó la nostalgia en varios grupos. Resultó que cualquier persona separada de su lugar natal durante mucho tiempo era vulnerable a la nostalgia.

¿Por qué sentimos nostalgia?¿Por qué sentimos nostalgia?

A principios del siglo XX, los profesionales ya no la ven como una enfermedad neurológica, sino como una enfermedad mental similar a la depresión. Los psicólogos de la época especularon que representaba dificultades para dejar ir la infancia, o incluso un anhelo de volver al propio estado fetal.

¿Por qué sentimos nostalgia?

Pero en las siguientes décadas, la comprensión de la nostalgia cambió de forma significativa. Su significado se hizo más amplio que el hecho de añorar la tierra o un anhelo general por el pasado. Y más que una terrible enfermedad, empezó a verse como una experiencia conmovedora y agradable.

Quizá el ejemplo más famoso de esto fue captado por el escritor francés Marcel Proust

Describió cómo el degustar una magdalena que no había comido desde la infancia desencadenaba una cascada de cálidas y poderosas asociaciones sensoriales.

¿Por qué sentimos nostalgia?

¿Qué provocó una inversión en nuestra visión de la nostalgia?

Parte de este cambio tiene que ver con la ciencia. La psicología se alejó de la teoría pura y se volcó a una observación empírica más cuidadosa y sistemática. Los profesionales advirtieron que muchos de los síntomas negativos podrían haber sido simplemente correlacionados con la nostalgia en vez de ser su causa.

Y, de hecho, a pesar de ser un estado emocional complejo que puede incluir sentimientos de pérdida y tristeza, la nostalgia generalmente no provoca en la gente un humor negativo. Por el contrario, al permitir el recuerdo de experiencias significativas y gratificantes que compartieron con otros,  puede aumentar el bienestar psicológico.

¿Por qué sentimos nostalgia?¿Por qué sentimos nostalgia?

Estudios han demostrado que inducir nostalgia en la gente puede ayudar a aumentar sus sentimientos de autoestima y pertenencia social, fomentar el crecimiento psicológico, e incluso hacer que actúen más caritativamente

Así que, en lugar de ser una causa de angustia mental, la nostalgia puede ser una manera restaurativa de hacerle frente. Por ejemplo, cuando la gente experimenta estados emocionales negativos, suele usar naturalmente la nostalgia para reducir la angustia y restaurar el bienestar.

¿Por qué sentimos nostalgia?¿Por qué sentimos nostalgia?

Hoy parece que la nostalgia está en todas partes

Es en gran medida porque los anunciantes han descubierto lo poderosa que es la nostalgia como técnica de márketing.

¿Por qué sentimos nostalgia?

Es tentador pensarla como  un signo de quedarnos atrapados en el pasado, pero no es así como funciona. La nostalgia nos recuerda que nuestras vidas pueden tener sentido y valor, y nos ayuda a encontrar la confianza y la motivación para hacer frente a los desafíos del futuro.

Imagen de portada: Pixabay

Compartir en redes sociales....Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn