Para poder vivir con normalidad, un superdotado ha de superar muchos retos

¿Más inteligentes, más afortunados?

¿Qué prejuicios hay alrededor de las personas con altas capacidades? ¿Por qué hay tantas que se sienten frustradas y sin haber encontrado su lugar en la vida? El programa La gent normal de TV3 ha abordado este tema.

Raúl, después de una infancia y juventud problemática, descubre ya de adulto que es superdotado, lo que asume como una liberación: “Representa rediseñar tu biografía, en la que tú piensas que te han pasado una serie de cosas por las que te culpas, y si ese test da positivo, la mirada es radicalmente diferente sobre todas las vivencias, tu camino vital y todo lo que te ha pasado”.

Diagnóstico que comparte  Angélica, investigadora del CSIC, que sufrió la incomprensión de sus padres y que cree que la inteligencia está socialmente mal vista.

Raúl y Angélica, desde su experiencia, defienden la importancia de que un niño superdotado sepa que lo es desde pequeño, y que reciba una atención especial como la que reciben las personas con inteligencia inferior a la media.

No es el caso de Michael Andreas, un adolescente con un talento prodigioso para tocar el piano. Con ocho años ya daba conciertos y ahora, a los catorce, hace giras por todo el mundo con sus propias composiciones.

Esta es la entrevista que Agnès Marquès, conductora del programa, le hace a Leopold Carreras, psicólogo experto en superdotación:

¿Cómo se detecta que un niño comienza a destacar? ¿Qué tiene una alta capacidad?

De dos maneras. Por un lado los padres. Si tienen con quien comparar el crecimiento de su hijo, seguramente se habrán dado cuenta. El niño no ha gateado y ha pasado directamente a caminar, con nueve o con diez meses; antes del año el niño habla, pero no como un bebé, sino que habla con un vocabulario impresionante para un niño de un año; te encuentras niños que aprenden a leer y a escribir, y han aprendido ellos solos, sin que sepan explicarte como lo han hecho, en P3 o P4.

¿Hay un factor genético hereditario?

Evidentemente, sin ninguna duda

¿Cómo es de importante detectar pronto en un niño que tiene altas capacidades?

Esta pregunta es clave. Es MUY IMPORTANTE, para cuanto antes poner la intervención educativa que necesitan, y recordemos que estos niños necesitan retos intelectuales constantes para poder seguir avanzando y no desmotivarse. En el momento en que se desmotivan respecto al aprendizaje escolar comienzan todos los problemas que pueden tener, el menor de los cuales es el fracaso escolar.

¿Es la sociedad consciente de que esto es así?

En general se tiende a pensar: es superdotado y ya tirará él solo, ya ira aprobando, no necesita ninguna ayuda,… Y eso es TOTALMENTE FALSO

¿Es este uno de los estereotipos?

Si, es el primero y más evidente. Las altas capacidades te llevan al fracaso escolar, si no recibes la educación que necesitas.

Ilustración de Josep Torres para el programa

Ilustración de Josep Torres para el programa

Con esto que nos estás contando llegamos a la conclusión de que hay muchísimo talento perdido.

Muchísimo. En Eslovaquia, que es un país más pequeño que Catalunya, son 4.500.000 habitantes, hay 30 escuelas especiales para niños con altas capacidades. 15 públicas y 15 privadas.

¿Cómo es posible? ¿Cómo lo han conseguido?

Es muy sencillo. La respuesta que ellos dan es: aquí nos hemos dado cuenta de que somos un país pobre y, o tiramos para adelante con todos los recursos que tenemos, y el principal es el intelectual, o estamos destinados a fracasar como país.

¿Aquí cuantas escuelas hay para niños con estas necesidades especiales?

Cero. No hay ninguna.

Este es el vídeo del programa:

Compartir en redes sociales....Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn