Dos opiniones formadas, fundadas, sobre el debate en relación con la conveniencia o no de poner deberes a los niños

Jorge García Marín es profesor de sociología de la facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Santiago de Compostela, es CONTRARIO a los deberes. Antonio Valle es catedrático de psicología evolutiva de la Universidad de la Coruña, es PARTIDARIO de las tareas de refuerzo.

El inicio del curso escolar llega marcado por el debate sobre los deberes. Hay quién los defiende como un instrumento necesario para reforzar las enseñanzas en las aulas, y hay quién considera que son excesivos.

476 Deberes sí o deberes no. Ilustración de Leire Salaberria

Ilustración de Leire Salaberria

¿Es conveniente o no que los chavales se lleven trabajo a casa?

Jorge García Marín: Tal y como se entienden actualmente los deberes, para mí son algo inútil.

Antonio Valle: Si se hace una buena prescripción de tareas, de calidad, bien adaptadas a las necesidades de los alumnos, creo que es una buena práctica. Si se hace una mala utilización de ellas, evidentemente pueden tener consecuencias negativas.

¿Qué inconvenientes pueden tener?

Jorge García Marín: Como dice mi compañero, bien entendidos los deberes darían resultado. Sin embargo, si nos fijamos en los países de nuestro entorno vemos que, con menos cargas lectivas y con menos horas de trabajo, están consiguiendo mejores resultados en informes de rendimiento académico como el informe PISA.

Los inconvenientes que presentan fundamentalmente, y comprendo a las familias, es que son excesivos

No puede ser que, después de cinco horas de trabajo, los niños tengan que estar una media de seis o siete horas semanales haciendo más tareas, y además en ciertos niveles educativos como segundo, tercero o cuarto de primaria.

Los deberes no fomentan el trabajo autónomo

Porque acaban siendo las familias las que terminan cargando con el estrés  y por lo tanto se crea un mal clima familiar. Por otro lado terminan provocando en los niños una sensación de cansancio.

Y es lógico. Hay que diferenciar trabajo de ocio. Es muy importante la faceta de sociabilidad, de relación, de juego… y no se puede hipotecar con una carga excesiva de tareas para casa.

Pretty little girl doing her school homework

También es una forma de cuestionar la labor que hacen los propios docentes…

Antonio Valle: El carácter excesivo o no es algo que hay que demostrar con algún tipo de evidencia. Está claro que si planteamos el simple debate de deberes sí o deberes no, eso es algo que no tiene una respuesta.

Deberes SÍ: depende como / Deberes NO: sí se hace un mal uso.

La práctica de los deberes, bien utilizados, bien adaptados, bien prescritos para los alumnos, es una herramienta para el aprendizaje. Llevamos muchos años trabajando en este tema y tenemos evidencias demostrables con muestras amplias de alumnos,  y en diferentes etapas educativas, de que en general es mejor hacer deberes que no hacerlos.

Otra cosa distinta es que, si la práctica que se hace con los deberes es mala, habrá que cambiar. Habrá que modificarla y hacerla mejor. Conseguir que sea una herramienta útil para los propios alumnos.

Creo que es un debate estéril. No conduce absolutamente a nada el poner