Circulan por la red unos vídeos que luchan contra el estigma que sufren las personas con trastornos de salud mental.

Son vídeos que realiza la asociación Obertament

Obertament.org está constituida por los principales agentes sociales del sector de la salud mental, que unen esfuerzos y objetivos para luchar contra el estigma y la discriminación que sufren las personas como consecuencia de tener alguna problemática de salud mental haciendo que se conviertan en protagonistas del cambio.

Su director es Miquel Juncosa: “soy un barcelonés de 43 años, que he desarrollado toda mi vida laboral en el ámbito social, desde ONGs, desde la Fundació Catalunya Caixa. En un momento determinado nos ofrecieron la posibilidad de participar en una iniciativa muy estimulante que estaba empezando, y cuando nos explicaron las características del proyecto dijimos enseguida que sí. Somos un grupo de entidades y de personas vinculadas a la salud mental, que queremos acabar con los prejuicios existentes. Hay toda una serie de mitos y prejuicios en torno a las personas con estos trastornos, que tienen que ver con siglos y siglos de malentendidos. Lo que hacemos es intentar acabar y contrarrestar estos prejuicios con la experiencia vivida en primera persona de gente que está afectada por un trastorno de salud mental. Procuramos y damos herramientas para que gente con problemas de salud mental pueda contrarrestar estos prejuicios explicando su propia experiencia”.

Claudio e Ignasi, un correo electrónico:

Todos tenemos a alguien a quien queremos y apreciamos mucho que tiene un trastorno de salud mental, lo que ocurre es que a veces no lo sabemos

Una de cada cuatro personas tendrá, a lo largo de su vida, un trastorno de este tipo. Estamos hablando del 25% de la población. Esto quiere decir que todos podemos estar afectados en primera persona por un trastorno de salud mental, pero lo que sobretodo quiere decir es que todos conocemos a alguien muy cercano con un problema de estas características. Y hay que prestar también atención a la salud mental de niños y de adolescentes.

“Casos de estigma se han dado siempre y los continúa habiendo. Mujeres que deciden ser madres y todo su entorno intenta evitar que tengan un hijo, cuando este su deseo. Casos de personas que hablan de su problema de salud mental en el trabajo y directamente van fuera. Casos de estigma y discriminación, desgraciadamente, aún hay muchísimos”.

Àlex y Eli, entre amigos ninguna conversación pendiente:

“Para acabar con este estigma ha de haber un cambio cultural. No es una solución sencilla y se tardará años en conseguirlo. Se necesitan mucho tiempo y muchos más recursos de los que se destinan. Cuanto más lo hablemos, evidentemente con la gente que nos genere confianza, más haremos para romper el tabú”.

¿Qué es salud mental?

Todo el mundo tiene salud mental, igual que todo el mundo tiene salud física. Ambas cambian durante nuestra vida y, como nuestro cuerpo, nuestra mente se puede sentir mal

Los problemas de salud mental son más comunes de lo que se piensa. De hecho, una de cada cuatro personas experimentaremos alguno a lo largo de nuestra vida. Los efectos son tan reales como un brazo roto, a pesar de que no haya una escayola o un cabestrillo que lo demuestren.

La salud mental no es solo la ausencia de un trastorno mental. La OMS la define como un estado de bienestar en el que la persona es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones normales de la vida, puede trabajar de forma fructífera y hacer una contribución a su comunidad.

Tener un diagnóstico de salud mental no supone, por lo tanto, un impedimento para llevar una vida normalizada en comunidad y para disfrutar de una buena salud mental.

Judith y Miquel Àngel, conversando en familia:

¿Qué son los trastornos mentales?

Los trastornos mentales se refieren a una amplia gama de condiciones de salud mental que afectan temporal y sustancialmente a la capacidad de las personas para afrontar las demandas de la vida diaria. Esta condición puede causar alteraciones de pensamiento, de percepción, de estado de ánimo, de personalidad o de comportamiento, a pesar de que a veces es invisible y no aparente ante los demás.

A diferencia de la discapacidad psíquica o la demencia, el trastorno mental no disminuye ni deteriora las facultades mentales, sino que las altera de forma esporádica

El tratamiento y la recuperación son posibles y muchas personas con un problema de salud mental llevan una vida normalizada.

Se consideran problemas de salud mental trastornos y síntomas como por ejemplo ansiedad, depresión, trastornos de alimentación como anorexia y bulimia, fobias, esquizofrenia, trastorno bipolar, autismo, estrés, trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), trastorno obsesivo compulsivo (TOC), trastorno límite de la personalidad (TLP). Si quieres ayudar a los demás, o tienes un familiar o amigo con un trastorno mental, en Obertament dicen que lo mejor es hablar.

Hablar de salud mental es la mejor herramienta contra el estigma

Según la OMS, el estigma por razón de salud mental es un problema global y la lucha para erradicarlo tiene que ser una prioridad en cualquier sociedad democrática y libre.

El estigma hace referencia a la atribución de cualidades negativas y despectivas sobre un colectivo de personas, que pasan a ser vistas, pensadas y tratadas a través de un prisma construido sobre prejuicios y falta de información. A las personas con problemas de salud mental se las considera imprevisibles, incapaces para trabajar y tomar decisiones, poco inteligentes, débiles y agresivas. Estereotipos todos que no se corresponden con la realidad, pero que influyen en las actitudes y comportamientos que los demás tienen hacia ellos.

■ Sufren el aislamiento social: a menudo tienen dificultades para hablar sobre su salud mental por miedo a la incomprensión y a veces son rechazados o ignorados cuando lo manifiestan.

■ Se les excluye de las actividades sociales: estudiar, ir a comprar, alquilar una casa, ir de vacaciones o unirse a un club son cosas a las que a veces no pueden optar las personas con problemas de salud mental por la discriminación que sufren.

■ Tienen dificultades para conseguir o mantener un trabajo: si manifiestan en una entrevista laboral que tienen un diagnóstico de salud mental, es probable que se les discrimine en la selección y no consigan el trabajo, por lo que a veces se ven obligados a  esconderlo. Por otro lado, algunas personas han sido despedidas por tener un trastorno mental.

■ Les cuesta pedir ayuda: una gran mayoría de personas con problemas de salud mental, por miedo a ser etiquetadas, hasta que no sufren una crisis severa no acuden a los servicios de salud mental, por lo cual la recuperación es más lenta y difícil.

■ Sufren el autoestigma: asumen los estereotipos y prejuicios sociales como propios desde que son diagnosticados, y ese autoestigma hace que se autolimiten, y tengan baja autoestima o falta de expectativas de recuperación.

Los trastornos mentales son difíciles de entender para quien no los sufre. El corto Archiatric muestra de manera muy visual, a partir de la imagen de una casa, como se sienten las personas que luchan cada día. El vídeo es obra de Federico Babina y la música es de Elisabet Raspall:

Este estigma y la discriminación como consecuencia son la principal barrera que encuentran para la recuperación, el bienestar y, en definitiva, tener una vida llena y normalizada

Salud mental, ¿hablamos?

Fuente: El Balcó de Ser Catalunya (17/03/2017) / Imagen de portada: Flickr greg westfall

Compartir en redes sociales....Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn