La presencia de páginas web dedicadas a fomentar la anorexia y la bulimia como estilos de vida ha crecido un 470 % desde 2006

Son datos que refleja un informe publicado por la Agencia de Calidad de Internet (IQUA). Gracias al vacío legal existente, no es posible cerrar las páginas web que hacen apología de la anorexia o la bulimia. El 25% de los adolescentes las ha visitado en algún momento.

La ANOREXIA NERVIOSA es un trastorno mental, caracterizado por un miedo intenso a engordar, para evitarlo el paciente restringe alimentos y puede llegar al ayuno. La BULIMIA  se caracteriza por la presencia del atracón. Para compensar esa ingesta unos pacientes utilizan el vómito y otros el ayuno.

Marga Serra es docente de la UOC (Universitat Oberta de Catalunya) y experta en educación nutricional y trastornos del comportamiento alimentario. En SER Catalunya ha hablado de anorexia y bulimia, y de uno de los escenarios de la lucha: INTERNET.

Son webs con una estética plagada de hadas, princesas, mariposas…

Todas presentan contenidos más o menos similares: carreras de pérdida de kilos, consejos prácticos para adelgazar mejor, para vomitar sin que se den cuenta los padres, para ir al baño, dietas restrictivas e incluso «oraciones» a Ana (anorexia) y a Mia (bulimia) o apartados con fotos de artistas y famosos que, como Adam Richman, han logrado perder muchos kilos en muy poco tiempo.

La anorexia y la bulimia son trastornos muy graves

Una de cada cuatro personas que desarrollan estas enfermedades (que afectan al 6 % de la población joven, con el doble de incidencia de la bulimia respecto a la anorexia) se convierte en enferma crónica y puede padecer este mal el resto de su vida. El sexo femenino es más vulnerable. Esta enfermedad la padecen 9 mujeres frente a un hombre. Por ejemplo, en una clase de tercero de ESO tendríamos 2 adolescentes en riesgo.

En muchas ocasiones estas enfermedades no están diagnosticadas

Quizás no son anorexias o bulimias muy claras, pero sí que pueden ser trastornos de comportamiento no especificados que los jóvenes asumen como si fuese un estilo de vida: pueden tirar el almuerzo, tirar la comida, estar haciendo dietas muy estrictas, vomitar una vez cada quince días… No son trastornos ya diagnosticados por un médico pero si comportamientos que van pasando de un adolescente a otro: “yo hago esto y he adelgazado un kilo”. Estas conductas de restricción de alimentos están bastante presentes entre los jóvenes.

Hay que pensar que hacer restricción alimentaria en unas edades en que se tienen muchos requerimientos nutritivos es muy difícil. Muchas de las chicas afectadas por trastornos de comportamiento alimentario comen solas, por cuestión de horario de sus padres. A lo mejor, de la comida que tienen preparada, o que se han de preparar ellas, comen solo una ensalada, dejando de lado las proteínas y los hidratos. A veces, a la hora de cenar: “ya he cenado” o “no tengo hambre”.  A la hora de almorzar en muchos institutos aparecen las papeleras llenas de bocadillos. En ocasiones también comienzan diciendo: “me he vuelto vegetariana y no quiero comer carne”,  empiezan a no comer todos los grupos de alimentos.

Los motivos que hacen que se inicien estos hábitos

Decir que hay una parte que es genética, se hereda una predisposición, y un 40% que es social. Todos los inputs a que estamos expuestos (imágenes de delgadez, desfiles de modelos extremadamente delgadas en pasarelas, no encontrar la talla de un vestido, que en casa se viva en un ambiente de dieta permanente…), sumados a la adolescencia, etapa en que se tiene una vulnerabilidad especial,  la autoestima baja en picado, el cuerpo cambia bruscamente… el concepto de la imagen corporal que tenían de niñas se transforma y no se aceptan los cambios, no se acepta el tener unas caderas más desarrolladas, tener más celulitis… aún estando en un peso saludable.

Esta baja autoestima, en este entorno social, y teniendo las páginas webs citadas tan accesibles… Es tan fácil ponerse a las 12 de la noche, cuando los padres duermen, a buscar en Google: “como vomitar mejor”  “como engañar a tus padres” “delgadez”… y llegar a alguna de estas páginas.

Al problema de páginas web que cierran y abren con sorprendente facilidad hay que añadir otro: mediante estos blogs y sitios, los adolescentes que los siguen contactan entre sí y crean grupos de Whatsapp totalmente privados en los que se animan mutuamente a seguir dietas muy estrictas, dándose apoyo mutuo. En la mayoría de los casos, la persona que realiza el blog o la página web tiene una fuerte personalidad y da órdenes muy severas a sus seguidores, lo cual agrava un problema que es ya global, pues muchas chicas españolas interactúan con chicas colombianas, chilenas o mexicanas. Algunas son incluso menores de edad.

Según Marga Serra no avanzamos en este tema. Tendría que haber una ley muy estricta que regulase esta situación, que hiciera disminuir todas estas páginas webs y blogs.

Es fundamental la educación.

Destinar más recursos a la prevención empezando desde edades muy tempranas.  La prevención se debería hacer con los padres y con los niños, y de una forma positiva: técnicas de autoestima, de cómo afrontar un problema con los compañeros…  Que los niños y adolescentes tengan herramientas. Hay que vacunarlos contra todo esto. Enseñarles a que miren críticamente, que vean que  la mayoría de fotos a las que se quieren parecer son falsas,  son retocadas con photoshop.

Es terrible saber que estos trastornos se dan en niñas cada vez más pequeñas, en quinto curso ya empiezan a decir que no se gustan, que no quieren verse gordas.

 

IMPUNIDAD Y CONTENIDOS DENUNCIABLES

Hay países, como Italia, que ya han legislado ad hoc para prohibir este tipo de páginas. En España no existe aún una ley que las prohíba, pero pueden denunciarse a cuerpos de seguridad, debido a que su contenido atenta contra la salud de las personas, algo que Marga Serra considera un paliativo ante situaciones como la escasa información que plataformas como Google o Twitter ofrecen sobre el control de los contenidos de las páginas pro Ana y pro Mia, cosa que brinda una enorme impunidad a los creadores de páginas de esa clase.

Los contenidos denunciables en España son aquellos que pueden ser nocivos para los menores; invitaciones a los adolescentes para que se autolesionen («algunos sitios publican fotos de brazos con cortes o lesiones como victorias personales», advierte Serra); si los textos que escriben enaltecen una delgadez patológica; si los blogs, webs, perfiles de Facebook o Instagram tienen un apartado con una serie de normas, guías, decálogos que incitan a practicar conductas nocivas para la salud como laxarse, hacer carreras de kilos o dietas con una restricción alimentaria severa, o incluyen contenidos relativos a cómo engañar a los padres y a los psicólogos.

Idealmente, razona Marga Serra, «se debería aprobar una ley no solo orientada a penalizar este tipo de contenidos sino que regule la edad y el índice de masa corporal de las modelos que salen en los anuncios de televisión y en las revistas, o que se penalice los desfiles de moda que no cumplan las normativas».

 

QUÉ SE PUEDE HACER

Por una parte, educar en el uso de las TIC, ya que es importante que los padres y madres se pongan al día de las nuevas tecnologías que frecuentan sus hijos; por otra parte, es necesario que antes de que el niño sea adolescente, el padre y la madre lo inicien en internet: que empiecen a navegar juntos y lo eduquen para utilizar las nuevas tecnologías. Lo que no se puede hacer es regalar a los hijos adolescentes un móvil inteligente a una edad en la que son susceptibles de investigar contenidos que pueden ser nocivos para ellos, sin una formación previa. Es necesario que en las escuelas se realicen formaciones a los maestros para que estos formen, a su vez, a sus alumnos.

Es, en suma, muy importante trabajar, en las aulas y en el núcleo familiar, la autoestima y el autoconcepto de los niños, advertirles del peligro de realizar dietas para adelgazar sin control profesional, educarlos para que sean críticos ante la publicidad peligrosa y agresiva relacionada con estos temas, para que se acepten tal como son y valoren otras cualidades más allá de lo meramente físico.

 

Un documental muy recomendable, que a través de varios testimonios refleja la gravedad del problema:

Fuentes: SER Catalunya (01/12/15) y UOC Universitat Oberta de Catalunya (26/11/15)

Compartir en redes sociales....Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn